Alfredo Rubio de Castarlenas

La guerra mundial que empezó en 1939, aún no ha terminado. Los vencedores y vencidos no han firmado «todos» un tratado de paz. Y, naturalmente, los que siguen vencidos por ahora tratan, por todos los medios, de llegar a vencer a su vez, un día. Y en esas estamos.

Han variado los escenarios de las batallas, los métodos y las armas. No los objetivos últimos ni las ideologías o los presupuestos fanáticos.

Se van deshaciendo y haciendo alianzas, pactos tácitos o estratégicas uniones para fines concretos y próximos.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Quiso hablarme del primer punto de la Carta de la Paz. Era una persona muy competente. Claro, yo le escuché con mucha atención. Me dijo: «es evidente la “evidencia” que usted señala: los contemporáneos no somos responsables de lo malo (e incluso lo bueno) que ha acaecido en la Historia, por la sencilla razón de que nosotros, no existíamos. Pero, son realidades que, por su mismo brillo, con frecuencia hasta nos deslumbran y, por instinto y hasta por necesidad, cerramos los ojos a tanta luz. Nuestra inteligencia se maneja mejor a nivel de verdades, que no son exactamente lo mismo que las evidencias».

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

En el siglo XVIII, después incluso de siglos, se produjo la eclosión de la llamada “Ilustración”. Era ésta un salir por los fueros de la razón, frente a todos los oscurantismos, supersticiones, fundamentalismo y rémoras de falsas conclusiones de las ciencias hasta entonces, etc.

Todo este legado histórico había que filtrarlo por la lógica, la seria experimentación, y restantes instrumentos que la razón puede ofrecer.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

¿Recordáis aquel cuadro de Manet, padre de los impresionistas franceses, representando una pareja de campesinos que detenida la faena del campo (él gorra en mano), recogidos en oración, lejos en el horizonte la silueta difuminada de un campanario sobresaliendo de unos amazacotados tejados pueblerinos que apenas se adivinan? El título de este lienzo es: «La hora del Ángelus». En aquel atardecer parece que sólo se oyen las campanas, que hasta el viento ha cesado para que no haya otro ruido sobre las mieses en siega.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

¡Cuántos miles y miles de años ha tenido que caminar la razón humana paraa que llegara a producir desde chispas con un pedernal hasta los modernos carburantes de las astronaves, a la energía atómica, la microelectrónica, a doblar los rayos de luz por fibras de cristal, a la ingeniería genética, la fotografía de átomos o perforar los espacios explorando las galaxias! Pero la razón, que es limitada porque es nuestra –como mi mano o mi oído– que como uno mismo es contingente, después de andar todo lo que puede con gozo y esfuerzo, se choca siempre con el misterio, más pronto o más tarde.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Un gran hombre tenía un hijo. No había escatimado ningún esfuerzo para que se pareciese a él. Este gran hombre, anhelaba tener nietos y deseaba que su hijo se casara con una mujer que conocían, de gran belleza, muy inteligente, sana, con exquisita educación y hasta muy elegante.

¡Qué nietos tan maravillosos podrían tener de este posible matrimonio!

Pero su hijo se dejó enamorar por una «mujer de la vida» y determinó casarse con ella.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Sr. Director:
El tema de la paz, dentro de las celebraciones del V centenario, tiene que ser nuestro único deseo. Ni caer en airadas reacciones ni en conmemoraciones vanas. O servimos a la paz y a la alegría de la convivencia de todos o se estaría perdiendo el tiempo y las energías.

Recordemos una vez más, que ni nosotros ni nuestros contemporáneos de todos los países no tenemos culpas ni glorias de lo acaecido en épocas pretéritas. Sencillamente porque no existíamos. Si que hemos de estar muy atentos en no repetir hoy las injusticias que pudieron haber, así como también subsanar en todo lo posible las consecuencias negativas actuales de aquellas. Liberados, pues, de absurdos prejuicios y rencores, colaboremos juntos los de las dos orillas del Atlántico para construir una sociedad mejor para todos.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

El hombre tiene una inevitable, a la vez gratificante, dimensión horizontal o sea, hacia sus contemporáneos la cual puede tener muchos matices: amistad, amor, fraternidad, solidaridad... Pero el ser del hombre también tiene una dimensión vertical. No existiría sin unos padres, sin una historia. Y a la vez, genera hijos e historia hacia el porvenir.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

De Roma a Barcelona hay mil setecientos kilómetros. ¡Hay que rodear el Golfo de Rosas y el de León!

Por mar, es más corto. En línea recta (¿cómo se podrá trazar una línea recta en la superficie ondulada del mar?), hay unas 500 millas marítimas.

Pero por el tiempo esta distancia a veces es más larga. ¡A veces, incluso, está a casi dos milenios! es lo que ha tardado en venir Pedro a esta Iglesia de Barcelona. Muchos más años que kilómetros o millas...

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Se comprende la postura apasionada de los pescadores españoles frente a la desmesura –fuera de toda ley internacional– de la pretendida justicia marítima de los franceses, que bombardearon a unos compañeros de afanes y faenas de aquéllos.

Se reaccionó incendiando camiones franceses; transportes que, aunque no eran barcas, sí contenían pescado francés.

Pero, ¿es eficaz la revancha destructora o enervante?, ¿o es semilla de nuevas violencias, por ambas partes?

Publicado en Artículos