David Martínez García

04 MAIG 2019 red

La comunidad científica esta volcada en el proceso de aprendizaje de las máquinas, de cómo las máquinas pueden aprender automáticamente de sí mismas, lo que se conoce como el “machine learning”. Cuando hablamos de aprender, en este contexto, nos referimos a la capacidad de identificar patrones complejos en un mar de datos. En realidad, no es la máquina que realmente aprende, es un algoritmo que revisa los datos y es capaz de predecir comportamientos futuros.

Parece lógico estar ocupados en esta labor, pues en una sociedad en la que la reducción de costes y la eficiencia se han convertido en factores clave, disponer de máquinas u ordenadores que realicen ciertas funciones es crucial.

Pero cuáles son aquellos patrones de actividad en los que las máquinas son mejores que los humanos. Principalmente son tres: en aquellas acciones que son repetitivas, que suponen un trabajo especializado y que impliquen el manejo de datos. Cuando existen trabajos o acciones en las que coinciden estos tres factores, las máquinas indudablemente son mucho mejores y más eficientes que los humanos. Además, una vez dadas unas instrucciones, cumplen con las ordenes ciegamente y no solicitan ninguna remuneración.

Publicado en Editorial

David Martínez García

EDITORIAL-octu-2015red

Desde que el hombre tiene uso de razón, una de sus principales preocupaciones ha sido siempre cómo mejorar su calidad de vida y de qué manera afrontar su finitud. La religión y la filosofía han realizado importantes aportaciones a lo largo de la historia, tanto respecto a la inquietud trascendente de los individuos, como a la aceptación de las propias limitaciones.

Sin embargo, en este momento de nuestra historia, la evolución tecnológica que estamos viviendo puede empezar a cambiar, tanto el concepto de supervivencia, como la manera en que hayamos de afrontar nuestras limitaciones físicas a lo largo de nuestra vida cada vez más longeva.

Publicado en Editorial

David Martínez García

el ser

Cuántas veces hemos oído, e incluso utilizado, aquella expresión que dice “predica con el ejemplo”. No podemos negar que esta expresión está llena de verdad, tanto es así, que se ha transmitido a través de la sabiduría popular, convirtiéndose en uno de sus dichos.

Si nos centramos en el mundo de la educación, parece lógico que difícilmente podemos pretender enseñar cosas distintas a las que nosotros mismos practicamos. Estamos hablando en este caso de la coherencia entre el ser y el hacer.

El valor de la ejemplaridad tiene una gran fuerza cuando nos movemos en el ámbito de los valores. Difícilmente una persona puede ser un auténtico promotor de la paz en la sociedad civil, si él mismo actúa de forma despótica e intransigente con los que conviven a su alrededor.

Publicado en Editorial

Leticia Soberón Mainero

2017 02 febrer

Hace ya tiempo que empieza a preocupar la invasividad de los móviles “inteligentes” en la vida cotidiana y presencial de las personas, familias, empresas, grupos. Por supuesto es muy visible en niños y jóvenes. Pero incluso los mayores pasamos la vida mirando esa pantalla pequeña que, como una bola de cristal, puede vehicularnos mensajes de todos los tipos y grados de importancia. Mensajes que deseamos o tememos, que nos alegran o estimulan, y muchísimos que no nos importan en absoluto. Al final del día hemos pasado varias horas mirando esa pequeña pantalla, saltando de un tema a otro y terminamos embotados y agotados. ¡Con frecuencia sin habernos comunicado bien con las personas que tenemos más cerca!

Esto le está sucediendo a los millones de personas que conforman la sociedad actual.

Publicado en Editorial

 Joaquim Planasdemunt Tobeña

02 FEBRER 2019 red“Calumnia, que algo queda”, es un viejo aforismo de todos conocido en nuestras tierras. Se dice que llegó a nuestro entorno de la mano del filósofo y escritor inglés, Francis Bacon. En su texto De la dignidad y el crecimiento de la ciencia(año 1625), aparece: “Calumniad con audacia; siempre quedará algo”. No obstante, el propio autor manifiesta que esta expresión procedía de un dicho popular latín: “Calumniare fortiter aliquid adhaerebit” (que, tomado literalmente, sería algo así como: calumniar fuertemente algo se adhiere). 

Buceando algo más en nuestros referentes culturales de antaño, me vino a la memoria cierta expresión bíblica. Al seguir su pista, encontré esta afirmación en el libro del Eclesiastés: “Hay tres cosas que me asustan y una cuarta que me da mucho miedo: chismes en la ciudad, tumulto de la gente y calumnia; son cosas peores que la muerte.”  Vemos, pues, que las tan tristemente célebres y prácticamente omnipresentes fake news, tienen parientes en la historia que las hacen menos novedosas de lo que podría parecer en una primera impresión. 

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Sória

2016 12 Desembre 02web

Luis tiene quince años y sale con la bicicleta a dar una vuelta por el pueblo, hay poco tránsito y se anima a pedalear por la carretera que divide la villa en dos. En una curva un camión lo adelanta, Luis pierde el equilibro y cae por un barranco, afortunadamente pequeño. El conductor del camión no se da cuenta de nada y sigue con su rutina. Luis solamente se quiebra un brazo, pero debe esperar a ser socorrido porque nadie ha visto el accidente. Este caso, real, sirve para reflexionar que muchas veces, ante situaciones de dolor, aun existiendo víctimas, quien ocasiona el daño no se da cuenta, no lo sabe, no es consciente de ello. 

La justicia restaurativa busca una respuesta sistémica a situaciones de daño, procurando así la reparación y no el castigo. Se contrapone a la justicia punitiva y supone un cambio de mentalidad que invita a renunciar a la sed de represalias. “La justicia implica perdón, si no es venganza”, repetía a sus discípulos Julio Chana, abogado y académico chileno, quien fuera el primer decano fundador de la Escuela de Economía de la Universidad Católica de Chile.

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Soria

imagenredEn el centro de la educación está el estudiante. El sentido de la escuela es que el estudiante aprenda, pero no de cualquier manera, sino con calidad. Los sistemas educativos contemporáneos están en la labor de reformular los indicadores de calidad y evaluar el desarrollo personal y social de las personas, la convivencia, los hábitos, el clima escolar, la participación ciudadana, la asistencia a clase, la integración y otros. El concepto de calidad de la educación está en evolución y los países comparan prácticas y resultados exitosos de la misma. Hoy sabemos que lo que hemos llamado aprendizaje, no es solamente un tema de voluntad, inteligencia y memoria, sino que todo el entorno influye. Los establecimientos educativos, por ende, invierten en gestión del establecimiento, formación de los docentes, gestión académica, gestión comunitaria, participación, convivencia. El mundo educativo está actualmente en una reflexión y evaluación permanente.

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Soria

EDITORIAL--AGOSTred

Las formas de organización de los equipos de trabajo han ido cambiando con los momentos históricos, esto es muy evidente, por ejemplo, con respecto a lo que acontece en nuestros días en comunicación y en movilidad. Todos sabemos que hace cincuenta, incluso veinte años, era impensable andar con un dispositivo en el bolsillo que nos conectara literalmente con el planeta; así como era impensable el intercambio migratorio y cultural que la humanidad vive. Actualmente, es un hecho que, para una gran parte de la humanidad, olvidar, perder o estropeársele el teléfono móvil es un desastre. Vivimos estamos viviendo en el presente- un positivo cataclismo comunicacional que permite cotidianamente gran simultaneidad e instantaneidad con muchas personas. Nuestros aparatos móviles nos abastecen de todo tipo de información: si va a llover, a qué distancia estamos de nuestra cita y cómo llegar a ella, noticias a la carta, mensajería…  Todo ello hace también más evidente que nunca, que somos dependientes unos de otros. 

Publicado en Editorial

Jordi Cussó Porredón

foto red

Se ha hablado mucho de las actitudes pacifistas fundamentales en la no-violencia. El hombre que ha caracterizado esta postura ha sido Ghandi y su lucha no violenta, en la India. Otros hombres y mujeres de nuestro siglo, con su testimonio, y a menudo entregando la propia vida, han sido referentes de esta actitud no violenta. El movimiento pacifista ha sido uno de los granes hallazgos del siglo pasado y es vigente, más que nunca, en los tiempos que estamos viviendo.

Parece que el pacifismo sea contrario a la violencia, que sean dos términos incompatibles. Pero me parece que tenemos que recuperar la palabra violencia, ya que no podremos alcanzar la paz sin una cierta violencia. Con la violencia pasa algo parecido que con los conflictos. Violencia significa fuerza, energía, e igual que el término conflicto, es una realidad neutra, ni mala ni buena, es necesaria para la vida de cada día. Hacemos violencia cuando tenemos que salir del bagón del metro, todo el mundo entra y se nos puede pasar la parada. Cuando los padres hacen presión insistente para encontrar un lugar en la escuela para su hijo, que realmente lo necesita. Cuando hacemos huelga de hambre o cuando hacemos una acampada delante de un estamento oficial para reclamar más justicia.

Publicado en Editorial

David Martínez García

EDITORIAL ABRIL 2016 redLa velocidad con la que se producen los cambios, junto con la capacidad para poder compartir las experiencias a nivel planetario, está reduciendo de forma significativa el intervalo de tiempo que permite caracterizar a una nueva generación. Actualmente, una diferencia de entre 10 y 12 años entre dos personas, puede implicar cambios sustanciales en la manera de ver y entender el mundo. Asimismo, todos los cambios generacionales tienen una característica común, obligan a incorporar en el mapa de relaciones nuevas maneras de comunicarse y a hacer un esfuerzo de empatía para entender y ponerse en el lugar del otro; afectando, en definitiva, al diálogo intergeneracional.

La última generación categorizada es la que se denomina “Z” o “IGen”. Engloba a los jóvenes nacidos entre el 1995 y el 2010 que se caracterizan por haberse desarrollado en un hábitat plenamente internet. Ello los posiciona como individuos creativos, autodidactas y con una fuerte sobreexposición a la información.

Publicado en Editorial