Alfredo Rubio de Castarlenas

El día de la conmemoración de Nuestra Señora de la Claraesperanza, es precisamente el Sábado Santo.

El viernes anterior concluye con la Crucifixión de Nuestro Señor. En ese día la advocación mariana que se recuerda, es la Mater Dolorosa traspasado su corazón con siete puñales de amargura con su Hijo muerto en su regazo.

Muchos en América viven su Viernes Santo. ¡Hay tantas injusticias, incluso tantos mártires, verdaderas imágenes modernas de Cristo Crucificado!

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Cada año, afortunadamente, después de bregar todos en la vida durante meses, hay una Pascua.

Vano sería nuestro cristianismo –como dice San Pablo– si Cristo no hubiera resucitado. ¡Pero resucitó! Y está gloriosamente presente entre nosotros para siempre.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Es un esperar sabiendo que no es en vano este esperar lo que se anhela. ¿Y cómo sabremos que no es mera ilusión nuestra espera?

Si confiáramos que los seres humanos –¡tan limitados siempre!– fueran ellos mismos la garantia de aquello que nos prometen, entonces sí que se comprende que nuestra esperanza dudara, flaqueará o, a la postre muchas veces, tristemente se desvaneciera.

En cambio san Pablo nos dice rotundo: Sé de quién me fío. Del Señor Jesús.

Publicado en Artículos