Biblioteca Digital

Alfredo Rubio de Castarlenas

Hace diez años tuvimos una idea que –con sencillez y honestidad lo decimos– nos pareció genial. Y empezamos a ponerla en práctica. Sus magníficas y liberadoras consecuencias hasta hoy, nos corroboran aquella suposición.

¿De qué se trata?

De algo que, algún año después y con agradable sorpresa, vimos que también se había puesto en práctica en un supermercado de Holanda con grandes resultados. Fue, entonces, una noticia que dio la vuelta al mundo, dado que la publicó el Reader´s Digest.

Alfredo Rubio de Castarlenas

Al finalizar las últimas Jornadas «Adolescentes de los 90. Abrir caminos a la paz» en el año 89, empezamos a planear el tema de las próximas. Intelectuales perspicaces en otear los signos de los acontecimientos nos aconsejaron que planteáramos algún aspecto de la ecología. ¡Cuánta razón tenían! Desde entonces, ha habido como una explosión del tema en congresos, medios de comunicación social... ¡como nunca antes!

Alfredo Rubio de Castarlenas

¡Qué gran problema es el de tener hijos disminuidos! Los hay de muchos tipos: físicos, sin ninguna tara intelectual (como los espásticos, por ejemplo); los disminuidos mentales, o de voluntad débil; los rebeldes sin causa, etc.

Cuando unos padres tienen hijos fuertes e inteligentes, la sociedad se los disputa para que sean unos grandes deportistas o unos grandes técnicos o sabios, y se les ayuda de mil maneras (becas, universidades, etc.).

imagen 2

 

Mercè Sáiz Sáiz, Licenciada en Geografía e Historia y Maestra

En el campo de la educación inclusiva entra todo lo que se refiere a la educación, pero ¿puede existir una educación no inclusiva? La respuesta es claramente no, ya que un acto que discrimina no podría llevar nunca el apelativo de “educativo”.

Alfredo Rubio de Castarlenas

Las familias, los gobiernos, gastan muchísimo dinero para que los hijos, los ciudadanos, puedan estudiar, es decir desarrollar su inteligencia y llenarla de contenidos útiles para los propios estudiantes y la sociedad. Colegios, institutos, universidades y tantos otros centros educativos de diverso tipo.

No cabe duda que en este campo todo esfuerzo de personas e instituciones es muy loable. Incluso es de desear, se incremente. Pero, ¿basta con eso?

El adulto posible que soñamos
no ha matado, soberbio, el niño que era.
No ha quedado, tampoco, entretenido
en hilos infantiles que le frenan.

Alfredo Rubio de Castarlenas

Algunos creen que esa particularísima paternidad virginal de san José sobre el Niño Jesús es de grado inferior a la que tienen los padres de este mundo sobre sus respectivos hijos. ¡Nada más opuesto a la verdad! Es la paternidad más alta que pueda pensarse.

Veamos por qué: todos sabemos que el alma de los niños la crea Dios directamente; en cambio, los animales, cuando engendran un hijo, lo hacen completamente, es decir, engendran su cuerpo y su alma vegetativo–sensitiva. Y no por ello decimos que la paternidad de un perro es más plena y verdadera que la del hombre, sino al revés. Precisamente porque en el hombre, Dios mismo – Padre y fuente de toda paternidad– colabora tan directa y estrechamente, que queda el padre humano enaltecido. Colaborar con Dios no es desdoro ni mengua, sino gloria y eficacia.

hqdefaultRamon Llull es un místico y sabio nacido en Mayorca en el siglo XII y muerto hace 700 años a muy avanzada edad. Ramon, después de un proceso de conversión, decidió dedicar su vida a difundir el mensaje de Jesús, convenciendo a toda persona acerca de la verdad que él había encontrado. Llegó a escribir una cantidad enorme de libros y a traducirlos él mismo para propagar sus enseñanzas. A través de la combinación de valores y virtudes elaboraba razonamientos y señalaba evidencias que querían convencer sobre las verdades cristianas.

Uno de los libros que redactó y que contiene una fuerte intensidad mística es el Libro de Amigo y Amado. Este libro es una colección de aforismos o pensamientos breves, muchas veces redactados en diálogo, que evocan la relación del ser humano y Dios. En estos aforismos se exponen situaciones donde se cuestiona qué es y cómo es el amor de Dios -el Amado- hacia la persona -el Amigo- y viceversa. El camino del místico es encarnar la unión con Dios. En este sentido, el Libro de Amigo y Amado, nos hace mirarnos en el espejo del Amigo para contemplar cada uno nuestra relación con el Amado.

0913 1La convivencia es algo propio del ser humano. Tiene variados colores y formas que se desarrollan de diversas formas dependiendo de la cultura donde se lleva a cabo. Es por ello que, en China durante el año 2018, un grupo de personas estamos realizando un taller sobre aprender el arte de la convivencia, basado en la experiencia vivida y trabajada en Chile desde el año 2014 hasta febrero de este año. Todo el aprendizaje está enmarcado desde la caseidad, neologismo acuñado por Alfredo Rubio.  El objetivo propuesto para el taller es estudiar este tema desde nuestra cultura oriental, con la finalidad de dar mejor calidad a nuestra convivencia.

La metodología del taller es diversa. En cada sesión, se presenta una dinámica diferente para aproximarnos al tema, lo que ha gustado mucho por la novedad que representa y por la riqueza que significa trabajar juntos, tener espacios para compartir las ideas y las experiencias, así como también para hacer preguntas y sugerencias.

La metodología del taller para aproximarnos al tema, gustó mucho, porque fue novedosa, se expresó que quedan ideas para reflexionar después del taller, así como también quedan los frutos para practicar en la vida diaria.

En nuestra cultura china la Caseidad, se escribe 居家学 (ju jiaxue), cuyo significado literal seria el estudio de vivir en casa.

Podríamos decir que la caseidad se relaciona con la esencia del ser mujer por el plus de ser la primera casa de todo ser humano. Con el correr del tiempo el rol de la mujer también se ha ido expandiendo a otros ámbitos fuera de la casa, saliendo así del rol  casi de su exclusiva injerencia, al  encargarse de todo lo que implica, como por ejemplo, las tareas administrativas, la acogida, el cuidado, etc. La mujer del siglo XXI también ha podido compatibilizar, cada vez más junto al hombre, el llevar una casa y salir a trabajar.

También, hemos descubierto que desde la caseidad se crean espacios para elevar la amistad; un espacio donde sentir el respeto por la familia, por los amigos etc., porque es a través de la acogida, que las personas se sienten amadas; es ahí donde se piensa en las necesidades del otro, donde se ofrecen y se dan espacios agradables desde la libertad, en donde nunca se obliga a una persona a estar en un lugar o a hacer tal cosa, nunca…

Otro descubrimiento del taller es que la caseidad es un estudio práctico. En la vida diaria, quizás ya estamos haciendo las cosas que forman parte de este concepto y sus múltiples definiciones, pero no sabemos o no lo conceptualizamos ni ponemos un nombre, por ejemplo, la acogida, el recibimiento de los amigos, de los invitados, de la familia. Por eso es muy importante equilibrar el peso de la práctica y de la teoría.

Por otra parte, a lo largo de las sesiones también hemos trabajado cuatro componentes de caseidad, extraídos de un estudio previo que se realizó en Chile y que se definieron del siguiente modo: Habitalidad, Clima social, Desarrollo Armónico y Vida Saludable. Durante el taller se dividió al grupo, según estos 4 componentes para poder compartir acerca de lo que se pensaba sobre ellos. El resultado fue muy enriquecedor y desde la concepción de nuestra cultura oriental se consideró la necesidad de aportar otros cuatro componentes más que serían:

  • El Crecimiento: Una persona crece incluyendo tres partes, según su biología; según su cultura y su espiritualidad. Una persona no solo va creciendo según su edad y etapa biológica, sino que según vaya conociendo su cultura, también crece su alma y su espiritualidad. Estas tres áreas van juntas en la persona.
  • La Comunicación: en relación a la escucha activa y lo que se expresa. Se ve la importancia de una buena comunicación entre las personas. Decimos que cuando una persona sabe comunicarse bien, también es una persona que sabe escuchar y expresarse, ayudando a la convivencia y las relaciones entre las personas.
  • Estar abiertos, como decía Alfredo Rubio: “yo no elijo a alguien para ser mi amigo, sino estoy abierto a todos”.
  • Seguridad o confianza, es decir que una persona no solo es importante que se sienta seguro, sino que también tiene que aprender esta capacidad básica. ¿Cómo se entiende esto? Si una persona siempre dice que se siente segura, pero no sabe manejarse en cómo ayudar al otro, quiere decir que solamente siente la seguridad desde teoría. Se ha reflexionado que para que uno se sienta seguro de verdad, tiene que aprender algunas pericias, como por ejemplo, aprender a nadar, saber cómo vendar una herida pequeña etc….

0913 2Pensamos que estos aspectos que hemos incorporado son interesantes y se deben seguir reflexionando. Sabemos que es un comienzo y que nos queda mucho por desarrollar. Los talleres sobre caseidad están siendo un como un arcoíris que van desplegando sus colores.

Finalmente se ha destacado que la caseidad también incluye el arte de la visitación, porque es el encuentro del fruto del amor, como la visitación entre las personas, de vivir la fiesta con alegría. En este encuentro es donde se da el fruto de caseidad: ser capaces de compartir sus experiencias y sus alegrías con los demás. Y es que la caseidad no es solo para quedarse para uno mismo, sino que tiene que ser capaz de dar, de darse. Es como una mujer que da a la luz, que da la vida al otro.

A título personal, dar el taller de caseidad, me ha servido mucho, porque ha significado preparar las materias, pensar cómo hacerlo , presentar cada sesión, reflexionar que es lo que mejor puedo dar a los integrantes del taller, pensar qué es lo que necesita cada uno y como grupo. Es por ello que en general procuré dar el tiempo para que cada uno pudiera expresar sus experiencias, dar alguna sugerencia, comunicar sus ideas, sus dudas etc… Todo esto ha creado un espacio de confianza y comodidad, desde donde podemos allí profundizar cada uno de los temas. Además, se visualiza en la práctica de la vida diaria, porque la caseidad no es aquello que se entiende desde la teoría. No es así, hay que integrarlo en la vida de cada persona, descubrir la riqueza que nos da o la sorpresa que nos da en la convivencia.

Para mí la caseidad también es la guía de la vida, es como un faro que nos da luz para seguir la vida con buena calidad hacia adelante, porque nos puede dar otro aire en la familia o en el grupo.

El arcoíris son siete colores, y la caseidad es como este arcoíris, porque en donde la practicas, ya sea en el trabajo, en la familia, o en otros grupos, da una gama de colores de arcoíris, y estos colores dan una chispa al ambiente y a la gente, de modo que la convivencia y la comunicación en el espacio donde estas sea cada vez mejor.

Lili ZHOU China 
Publicado en la Revista RE

 

Alfredo Rubio de Castarlenas

Recientemente, hemos estado leyendo los «éxitos» de muchas famosas subastas internacionales de Arte. Cuadros de Van Gogh, Picasso y otros, se han vendido por miles de millones de pesetas. ¡Qué irrisión! El pobre Van Gogh –como tantos otros artistas– se moría de hambre. En toda su vida, sólo logró vender dos de sus pinturas: una a un hermano suyo y otra a su médico y creo recordar, de su biografía, que no pudo cobrar más que una de esas ventas. ¿La de su médico siquiatra? ¿La de su hermano?

No tenía éxitos porque los sesudos críticos de Arte, de su tiempo, no veían en su estilo de pintar nada digno de atención especial, más bien lo contrario. ¡Y ahora, sólo uno de sus cuadros de flores ha sido comprado por más de seis mil millones de pesetas!