Biblioteca Digital

Por Mari Carmen Aranda

cuidador6

Hace 25 años que sentí la necesidad de cambiar la que era mi profesión por una en la que pudiera ayudar a las personas. Para eso, me formé como “trabajadora familiar” dedicándome al cuidado de personas mayores dependientes (en diferentes grados) en sus domicilios.

Pensaba en todo lo que yo podría aportar a esos ancianos que necesitaban ayuda, ya fuera para la higiene, vestirse, salir a pasear, hacer la compra y la comida, o simplemente dar compañía y conversación. Lo que no podía ni imaginar era que la experiencia que iba a vivir con cada uno de ellos iba a ser altamente enriquecedora a nivel personal… ¡He aprendido tanto de ellos!

Al principio, hacía varios domicilios en un mismo día (un par de horas con cada uno de ellos) y cada mañana hacía el recorrido por todos. De esa época tengo bonitos recuerdos con cada uno de ellos.

Alfredo Rubio de Castarlenas

Muchos temen la muerte. Desearían no tener que morir. Sin embargo, viven normalmente. Trabajan y se casan. Tienen hijos. Me parece una contradicción. Sí temen y no quieren morir ¿cómo se atreven a engendrar un niño, que al darle la vida se la dan inevitablemente mortal? No creo que sea una secreta venganza, tan injusta por otra parte. «Ya que me engendraron a mí, yo engendro a otros para que pasen la misma angustia que yo» Esto, además, sería una contradicción del verdadero amor y ternura que los padres sienten por sus hijos. Más cierto debe ser lo contrario. Que, a pesar de tener que morir, uno ama la existencia y por eso, a pesar de todo, se desea ilusionadamente poderla transmitir a otros. En el fondo, puede decirse: ¡qué alegría morir!, eso quiere decir que existo, pues en este mundo sólo no mueren los que no existen.

Alfredo Rubio de Castarlenas

Con ocho años de práctica como médico internista con especialidad en medicina preventiva, el padre Alfredo Rubio sintió el llamado del Señor y dejó todo por dedicarle su vida.

Poco tiempo después que «Dios lo agarrara de la oreja y lo condujera al sacerdocio», cómo él mismo cuenta, funda la Casa de Santiago, un lugar de vocaciones tardías.

Alfredo Rubio de Castarlenas

En las escuelas de todas las naciones se enseña matemáticas, ciencias naturales, etc., con objetividad y, aunque los sistemas pedagógicos puedan ser distintos, se procura que el contenido de estas disciplinas sea lo más científico posible.

La Historia es, por desgracia, una gran excepción. Esta rama del saber tiene, como es lógico y como ocurre en toda ciencia, su metodología propia pero esto no justifica que los contenidos pretendidamente objetivos difieran tan tremendamente en los libros de texto de unos países a otros. De los hechos aciagos, siempre tienen mayor culpa «los demás». En cambio, las glorias, las victorias, y hasta los inventos técnicos, nos hacen decantar hacia nuestros particulares antepasados. Siempre se encuentran buenas razones para las aparentes sinrazones de lo acaecido en nuestros pueblos o patrias, no importa cuánto tiempo haga de tales acontecimientos.

Social button for Joomla

Alfredo Rubio de Castarlenas

El siglo XIX fue para España un tormento. Comenzó con la invasión napoleónica y, fruto de la misma, empezó la explosión en cadena del desmembramiento, una tras otra, de las nacionalidades hispanas de América. Y terminó, en el famoso año 98, con el hachazo final dado por Estados Unidos en Filipinas, Cuba y Puerto Rico.

Se comprende que tanto dolor de madre desgarrada hiciera que los españoles quisieran olvidar la causa de sus pesadumbres: América.

Alfredo Rubio de Castarlenas

Redescubrir la vida, pero más profundamente. Y para ello las ciencias antropológicas se han dado cuenta de que deben trabajar interdisciplinarmente entre ellas y con las otras ciencias. Cada científico debe aprender los códigos de lenguaje que emplean los de otras ramas del saber, pues ¡cuántas veces las mismas palabras tienen significados diversos en una ciencia u otra!

Alfredo Rubio de Castarlenas

Acercándose el 1992, nosotros deseamos recordar tan sólo el comienzo de la Evangelización en un Continente que antes era inalcanzable para los apóstoles de Cristo.

Dejemos a los historiadores que investiguen, desapasionados, los hechos tanto de la historia precolombina como la posterior. Pueden ayudar a que los hombres hoy, no cometan de nuevo los errores o desafueros que hubieron en sus historias.

Esta semana hemos tenido un pequeño susto. El jueves por la mañana al abrir nuestros locales nos dimos cuenta de que durante la noche habíamos tenido visitas inesperadas. Algunas puertas habían sido forzadas y los despachos revueltos. Parece que tenían prisa y buscaban dinero, aunque no tuvieron buena vista. Se han llevado alguna cosa de valor, un poco de metálico y poca cosa más. Eso sí, nos han dado trabajo para toda una semana si queremos volver a poner cada cosa en su sitio. Después del trabajo que nos han ocasionado, esperemos que realmente necesitaran esos céntimos.

Una vez superado el disgusto me he parado a reflexionar. ¿Cuántas cosas de valor nos han robado en esta vida? Ciertamente las cosas materiales tienen su importancia, pero no son, ni mucho menos, las más importantes. Hay cosas que nos duelen mucho más y que nunca más podremos recuperar. ¿A cuánta gente le han robado la infancia? ¿A cuánta gente le han robado el poder vivir en paz? ¿A cuántas personas les secuestraron un tiempo de su vida y nunca jamás lo han podido recuperar? ¿Y los que se quedaron sin estudiar, formarse o trabajar? ¿Cuántas cosas se dicen frívolamente y roban el buen nombre de las personas y de las instituciones? ¿A cuánta gente le han robado el entusiasmo, la alegría y las ganas de vivir? O simplemente, ¿cuántas veces en este mundo nos han robado la ternura?

ternuraY lo más grave es que no sabes a quién denunciarlo. Te queda la sensación de que se ha perdido alguna cosa importante de tu vida para la que no hay recambios. Lo más grave es que la pérdida de estos bienes nos deja una huella que arrastramos durante muchos años y algunas veces toda la vida. ¡Cuántas personas conocemos que sufren y hacen sufrir a los demás porque les han negado aquello que tenían derecho a recibir! ¡Hay tantas maneras de robar! Puedes coger lo que no es tuyo o, simplemente, no dar lo que le corresponde al otro.

Todo esto me ha recordado a la Madre Teresa de Calcuta, que pasó muchos años de su vida devolviendo a la gente pobre de Calcuta todo lo que la sociedad les había robado. Incluso si les habían robado la dignidad humana, la Madre Teresa se la devolvía con lo poco que ella tenía: un poco de comida, un vestido, una cama, pero, sobre todo, tiempo, cariño y mucha, mucha ternura. Osaba acariciar a aquellos que habían estado abandonados en la calle, para que, volviendo a sentir el amor, reencontrasen lo que sus familias, sus amigos y tantas personas les negaron. Cuando no te quieren amar te roban lo más preciado y te dejan totalmente desamparado. Ella les ayudaba a volver a sentirse personas valoradas y amadas por alguien. La Madre Teresa no preguntaba, sabía muy bien que toda persona por el hecho de existir es digna de ser amada. Y se lanzó a la aventura de devolver la ternura y la estima robada a los más pobres y desamparados. No quería que muriesen sin saber que Dios es amor y que este amor pasa por las manos y los gestos de los seres humanos.

Tendremos que actualizar el séptimo mandamiento y sobre todo aprender a devolver a nuestros hermanos aquello que les han robado. No hace falta que yo haya sido el ladrón, cuando te das cuenta de que te sobran tantas cosas no te puedes permitir el lujo de juzgar a los otros. Sólo puedes tomarte la vida en serio, no perder el tiempo en quejas inútiles y generosamente, dar a los demás, lo que en justicia se merecen.

Jordi Cussó Porredón

Publicado en la Revista RE

Alfredo Rubio de Castarlenas

Alfredo Rubio escribió mucho a lo largo de su vida. Sin embargo, en su último mes tan sólo dictó lo que él llamo «dichos al paso». Muchos de estos comentarios se refieren al buen hacer casero que él mismo practicó especialmente esas semanas. Presentamos uno de ellos.

Se decía: «Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio». Pero esto no basta. Ya hemos añadido algo importante sin lo cual lo dicho primero no sirve para nada, y es lo siguiente: «un tiempo para cada cosa y cada cosa a su tiempo». Si esto no se hace, por mucho lugar que tengamos a nuestra disposición, las cosas nunca estarán en su sitio y tontamente se generará el caos. Pero ahora añadimos otra cosa previa, sin la cual también sería inútil lo segundo dicho de «un tiempo para cada cosa y cada cosa a su tiempo».

Carles Capdevila contribuir leducacio ARA 1465663593 3964355 651x366Digámonos cosas bonitas

Cuando hablo en algunas charlas de "vivir con humor", no quiero decir que riamos todo el día. Ni se puede ni se debe. Tener humor significa tener moral, y tener moral significa tener valores. Estar de humor significa tener una buena disposición, ser positivo. Si encima la ironía nos acompaña, encontraremos complicidades y sonrisas o risas que nos ayuden a superar malos momentos.

En tiempos difíciles, y los actuales lo son, la actitud marca la diferencia. Y ésta se alimenta de la autoestima, que no deja de ser el balance de cómo estamos con nosotros mismos cuando pasamos cuentas. Tendemos a cargar o descargar la autoestima en función de lo que dicen o piensan de nosotros. Este cargador parece fácil y es engañoso, porque damos demasiado peso a la valoración del otro, que siempre será apresurada o se expresará en superficiales en las redes. En una sociedad competitiva cuesta encontrar elogios personalizados y de verdad, todos vamos bastante atareados.

Hace tiempo que pienso que lo más importante, lo más decisivo, lo más transformador, es lo que nos decimos a nosotros mismos. Del mismo modo que si nos gustamos en el espejo ese día saldremos con más ánimos en la calle, es bueno trabajar otro espejo, el interior, y no preguntarle quién es más bonito, sino decirnos cosas bonitas. No se trata de halagarnos ni engañarnos, que tratándose de nosotros mismos no colaría. El ejercicio es más serio. Cada día de nuestra vida tiene dos versiones, la cara A y la cara B. Y como está de moda la queja, y pensar que los demás tienen más suerte y nunca recibimos lo que merecemos, solemos meternos en la cama cargados de reproches contra el mundo. Si piensas bien y lo trabajas, cada día te ha llevado cosas buenas, aprendizajes enriquecedores. Y si los vas recordando, si construyes un relato cierto sobre la parte positiva de lo que te pasó ayer, saldrás a afrontar el hoy con más ganas.

Último artículo publicado por Carles Capdevila en la contraportada del Ara.cat, el pasado 28 de mayo.