Soneto con estrambote gozoso

Con motivo del 17 de abril de 1985

 

Déjame Juan Miguel que te rescate

que para empeños nuevos te preciso.

Sin ti, yo no sabría donde piso,

si en firme piedra o barrizal que abate.

 

Juntos, mejor oiremos donde late

hervor de Dios por bajo el suelo liso.

¡Hagámoslo brotar con el permiso

de la Altura! ¡Que nadie lo arrebate!

 

Nuestra Señora, fuente de Alegría,

cobije a los que lleguen con su clara

esperanza sin vana algarabía.

 

Sepamos darles nuestra mano abierta

y sólo la sonrisa en nuestra cara

¡así caldearán su alma yerta!

 

(Luego habrá fiesta; sonarán las flautas

de aquella dulce narración de Cristo

con que nos llama a las divinas pautas (*)

¡por el solo hecho de decir existo!)

 

Alfredo Rubio de Castarlenas

 

(*) llamando a todos a divinas pautas

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.