Cuidando y gozando de la creación

Retiro «El cuido de la creación: Francisco de Asís y Alfredo Rubio. Sintonías»

DSC 0150 red

Del 7 al 10 de octubre de 2016 se ha realizado en la Murtra Santa María del Silencio un retiro espiritual para ahondar acerca del cuido de la creación a partir de la vida y pensamiento de Francisco de Asís y Alfredo Rubio.

Durante estos días hemos podido adentrarnos y profundizar en temas como:

    la alegría de existir
    fraternidad existencial
    pobreza / humildad
    minoridad /ultimidad
    cuido de la creación / caseidad
    paz y bien / paz y fiesta
    oración / cartuja 

Todo ello en el bello marco del desierto y gozando de amplios espacios de soledad y silencio personal. Hemos podido constatar que aún con la distancia de tiempo entre un autor y otro – Francisco (siglo XII-XIII) y Alfredo (siglo XX), y viviendo cada uno en circunstancias históricas, culturales, sociales y religiosas tan disimiles,  las sintonías son evidentes. Ambos, desde su anclaje en Dios y su amistad de intimidad con Jesucristo, nos han abierto perspectivas de un mundo nuevo y fraternal con todo lo creado. 

 

ruta1ra. Ruta Albertiana «Fent Camí»

Andar, pasear, dialogar, pensar, compartir, observar….todas son acciones vitales que las personas realizamos con cierta frecuencia, pero que difícilmente podemos hacer coincidir en el tiempo. Esto ha sido posible en esta primera Ruta «Fent Camí» organizada por la Universitas Albertiana. Con un marco incomparable, como es el litoral de Girona, y bajo una climatología que amenazaba lluvia, pero que sorprendentemente respetó toda la jornada. Pudimos disfrutar de este recorrido que se inició en Llançà i finalizó en Port de la Selva.

Entremedio, un sinfín de anécdotas, situaciones y percances que fueron fluyendo con la misma tranquilidad que nos transmitía la inmensidad del mar que nos acompañó en todo el camino. Los primeros matices, los de la intensidad y variedad de colores que pudimos ver, el verde intenso de las copas de algunos pinos, los marrones arenosos de los caminos que pisamos, por no destacar los azules, morados y casi negros tonos del cielo que en distintos momentos del día fue adquiriendo, y que nos protegía. Otras situaciones, igualmente impactantes, fue el descubrimiento, o mejor dicho redescubrimiento de nuestros propios límites, empezando por la pequeñez de los pulmones en determinadas rampas del sendero, o las doloridas rodillas en las bajadas pronunciadas antes de la parada para comer, donde pudimos reponer nuestros frágiles estómagos, que son motor energético, para que los músculos sean capaces de facilitar nuestros desplazamientos en los kilómetros que anduvimos.

Cabe destacar, por encima de todo lo ocurrido en el día dela Ruta, que  la diversidad de las personas se concretó en también una diversidad de caminos, tiempos y ritmos en que hicimos el recorrido. Empezando porque algunos tramos hubo persones que hicieron el trayecto en los vehículos que nos acompañaron, para poder ayudar en cualquier momento, o cómo no, aquellas personas más avezadas en el andar, marcaban el camino por donde el resto del grupo pasearía, y con la despreocupación de andar por el sendero ya señalado, se dedicaron a hablar y compartir otras experiencias. También fue tiempo y ritmo, de aquellos que por exigencia y compromiso personal, a pesar de dificultades de salud, o por falta de práctica en el andar, completaron etapas con el simple motor de la voluntad de llegar.

Todas y cada una de estas pequeñas historias, quedan en el corazón de los que decidimos, aceptar una amable invitación, para levantarnos y ponernos a andar por un sendero planificado y estudiado para facilitarnos el conocernos mejor, y aceptemos aquellos límites y virtudes, que nos acercan a nuestro SER. Sería injusto que no finalizáramos este escrito sin reconocer que sólo fue posible disfrutar de la jornada, porque con anterioridad un equipo de personas pensó y diseñó todos y cada uno de los espacios, por lo que tan solo quedaba andar, disfrutar y agradecer, esperando que tengamos otras nuevas oportunidades para repetir aquello que a veces parece irrepetible.

Ignasi Batlle

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.