Deja todo por su vocación

Alfredo Rubio de Castarlenas

Con ocho años de práctica como médico internista con especialidad en medicina preventiva, el padre Alfredo Rubio sintió el llamado del Señor y dejó todo por dedicarle su vida.

Poco tiempo después que «Dios lo agarrara de la oreja y lo condujera al sacerdocio», cómo él mismo cuenta, funda la Casa de Santiago, un lugar de vocaciones tardías.

Según dice el padre Rubio, todo surgió porque en aquel tiempo muchos jóvenes estudiantes de la universidad se daban cuenta que su verdadera vocación era el sacerdocio y querían entrar al seminario que existía.

Sin embargo, en dicho lugar se enfrentaban al problema de que les daban preferencia a los jóvenes.

Así en 1961, en las lejanas tierras de España, los jóvenes que descubrieron tardíamente que su vocación era el sacerdocio, tenían una nueva oportunidad de enderezar su camino.

«La casa recibe principalmente a chicos que terminaron sus carreras en la Universidad. Traté de conducirlos a escuelas de vocaciones tardías pero estaban tan llenas que tenían que hacer una fila de espera de dos años»

«Fue así como empezó todo y mira cómo son las cosas, que ese colegio de Salamanca que no recibió a los muchachos quedó vacío por la crisis. En cambio, la Casa de Santiago fue creciendo cada vez más»

«Inclusive uno de los muchachos que no aceptaron en aquel tiempo, es ahora el rector del Colegio Mayor del Salvador de la Universidad de Salamanca», expresa el padre Rubio.

Ha sido tanto el éxito de esta casa, que hasta el momento hay 165 sacerdotes ordenados; el último se encuentra aquí en Hermosillo y es el padre Antonio Ramos.

«Como es seminario de vocaciones tardías cada uno va a donde quiere; algunos se quedan en diócesis españolas y otros prefieren irse al extranjero como algunos países de África, Europa y América»

¿Por qué Sonora?

«Es tan fácil elegir Sonora para venir, me trajo con mucha ilusión el señor Armando Chávez Camacho, periodista y abogado»

«Él me agarró de la oreja, como Dios y me trajo a Hermosillo donde me presentó a mucha gente y como soy muy obediente, aquí estoy»

En México sólo en Hermosillo existe una Casa de Santiago, aunque hay sacerdotes de la diócesis en Chiapas, Puebla, DF y aquí mismo.

En su haber, el padre Rubio también tiene la fundación de la Institución Familia Corral, la cual es un ámbito de investigación y difusión dedicado a los medios de comunicación social.

«Lo que interesa es estar presentes en los medios de comunicación. Nuestra participación se extiende a varios medios como lo es la Radio Nacional Española y Radio Vaticano, entre otros» También tienen en periódicos de América y Europa.

Realismo Existencial

El padre Rubio también es impulsador de esta corriente del pensamiento que cada vez se ahonda en sus consecuencias.

Tiene un libro que en Estados Unidos lo tradujeron como «La aventura de existir, 22 historias clínicas del realismo existencial»

«El realismo existencial trata de basarse en evidencias no en elucubraciones»

Básicamente es la aceptación de los padres, de la historia, de uno mismo porque si no fuera así, no se existiría como se es.

«Si en algún momento alguna de las cosas que incidieron en nuestro engendramiento hubieran sido distintas, yo no hubiera existido»

«Sin embargo, el hecho de aceptar las cosas como son o como fueron no quiere decir que no se puedan mejorar»

Se debe reconocer lo bueno y malo del pasado sin tratar de cambiar ni repetirlo.


Publicada en:
El Imparcial de México, noviembre de 1992.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.