IMG 7378 redDesde la Universitas Albertiana nos hemos adherido a la iniciativa «Marató de Silenci» http://maratodesilenci.paisconscient.cat

Creemos que los momentos actuales piden serenidad y cierta perspectiva como sociedad que nos permita avanzar hacia el bien de todos.

Desde el convencimiento de que, por el hecho de cultivar la soledad y el silencio, el ser humano se relaciona con la realidad desde la humildad de aceptarse tal como es y a la vez aceptar las circunstancias que han posibilitado su existencia.

Creemos que el silencio es una herramienta que nos lleva a transformar nuestras relaciones y a crear vínculos que favorezcan la propia aceptación y la del entorno.

Desde la Universitas Albertiana damos apoyo a la iniciativa, conscientes de la importancia que tiene para ofrecer una vía de resolución buscando la buena convivencia que todos deseamos.

Publicado en Buenas Noticias

XLIº Coloquios de la Ermita.  Julio - Agosto 2018

Este año los Coloquios tuvieron una modalidad distinta, no concentrando todas las charlas en una misma semana, sino distribuyéndolas a lo largo de tres sábados en los meses de julio y agosto, para permitir la asistencia de personas que están presentes en otras fechas. 

El tema “El silencio, puerta de libertad”, muy adecuado a los objetivos fundacionales de la Ermita, incorporó tres conferencias breves, con vivo diálogo entre los participantes, a cargo de Pauline Lodder (Silencio y Creación), Remedios Ortiz (El silencio, una práctica saludable) y Tobias Rodrigues (El silencio en Jesús de Nazaret). Se celebró también en ese clima contemplativo, el Concierto de Arpa Paraguaya a cargo de Rubén Darío González, que nos regaló, con la belleza y el arte, un momento mágico de paz y sosiego. 

 

Silencio y Creación 

Pauline

Pauline Lodder hizo una hermosa meditación sobre el relato de la creación en el Génesis. Recordaba cómo Dios habla. Poco, pero habla. Y lo que dice, se cumple. O dicho de otro modo, cumple lo que dice. ¡Hemos de ser también nosotros así! Coherentes entre lo que decimos y lo que hacemos. 

Dios además contempla lo que ha hecho y confirma que está bien hecho. ¡No es perfeccionista! 

Se para a contemplar su obra. Y la bendice. Así nosotros deberíamos de pararnos de vez en cuando para ver qué hemos hecho, sin perfeccionismos, bendecir lo bueno y seguir adelante.

Y el séptimo día, Dios descansó. Dios nos invita a descansar. Al menos un día a la semana, frenar nuestro activismo. No seamos esclavos de la actividad, silenciémosla. Así seremos más libres. La auténtica libertad se inicia por un gran silencio.  El octavo día nos hace preguntarnos: ¿Qué hago con mi libertad? En primer lugar, hablar con Dios y escucharlo.

 

El silencio, un hábito saludable

PHOTO 2018 09 16 19 50 38Remedios Ortiz nos animaba a ir creando en nuestra vida cotidiana el hábito de tener espacios de silencio. Empezando por poco pero de manera perseverante, del mismo modo que se crea la buena costumbre de hacer ejercicio físico. En una sociedad donde el ruido y los estímulos son constantes en un bombardeo infinito, y la dispersión, estrés y agobio son casi normales, el silencio cotidiano es importante para la persona en su globalidad. Se recupera la serenidad, se acompasa más fácilmente la respiración, a veces después de un llanto liberador. Es un auxilio a la memoria, se cultiva la fortaleza, el altruismo, la atención al presente.

Unos consejos: empezar por tiempos breves e irlos ampliando; ayudarnos con música suave que nos vaya serenando; realizar algún trabajo manual sencillo; y sobre todo perseverar. Entonces seremos como buzos que van adentrándose en el océano y llegando a niveles más profundos de nosotros mismos. Sin miedo, y con ayuda de personas más expertas, podremos avanzar hacia una mayor profundidad en nosotros mismos y en la comprensión del mundo. Ese hábito de silencio ayuda cultivar y nutrir la dimensión espiritual de la que toda persona está dotada, independientemente de sus creencias religiosas.  En el caso de los creyentes el silencio propicia la relación  con la trascendencia a la q llamamos Dios y en el caso de los cristianos es un Dios Papá.  Para aquellos que no son creyentes el hábito del silencio será un ambiente propicio para intuir un misterio que a medida que se percibe se irá haciendo más cercano, más cálido y posiblemente se irá desvelando.

 

 

Tobias rec

El silencio en Jesús de Nazaret

El biblista Tobias Rodrigues interpeló a los participantes sobre varios pasajes del Evangelio que presentan a Jesús silencioso. Desde uno de sus momentos de oración solitaria en el monte, antes de elegir a los Doce, pasando por el episodio de la adúltera, en que escribió en el suelo y formuló sólo una pregunta, hasta el Tabor en que preparó para la pasión a sus discípulos más cercanos. Las preguntas eran: ¿por qué hacía silencio Jesús? ¿para qué lo hacía? ¿cómo lo hacía? Hubo diálogo y varias respuestas al respecto; ciertamente Jesús se iba solo para encontrarse con su Padre, para orar. También lograba, callando, que los interlocutores repensaran sus actuaciones. Y guardaba silencio, en el sentido de conservarlo dentro; no rompiéndolo de inmediato al estar acompañado. Nosotros también podemos guardar silencio y conservarlo por dentro, no teniendo que opinar de todo y sobre todo, hablando de cualquier cosa. El silencio se vuelve una manera de vivir con más humildad y conciencia de nuestros límites.

Leticia Soberón Mainero

 

Publicado en Buenas Noticias

fot va14Siempre oí decir a Alfredo Rubio, inspirador de esta revista, que se necesitan ¡20 años! para que una amistad esté consolidada. Es decir, todo un itinerario con diversas etapas progresivas de entrega, confianza sin reservas, compartir todo, ser uno…

Las cosas, las personas, las realidades humanas, no son estáticas: son como son, más lo que pueden llegar a ser. El hombre, en palabras de Zubiri, es una «esencia abierta» y esto se refiere tanto a lo que ahora puede él ser como a lo que él, con el tiempo, puede llegar a ser. Muchos problemas de la amistad proceden de no tener en cuenta esa capacidad de mejorar, de madurar. Fácilmente hacemos clichés de las personas, las encasillamos en la idea fija que adoptamos de esa persona, cuando la conocimos. No nos permitimos ver la realidad tal cual se nos muestra… sobre todo cuando no coincide con la idea prefijada que tenemos en nuestra mente. Y eso, obviamente, mata la amistad o no deja que vaya ascendiendo hacia cotas de mayor plenitud. Encasillar al otro es maniatar y anular toda posible manifestación, expresión o gesto de amor y de amistad.

La amistad requiere firmar un cheque en blanco. Dar un «sí» desde el inicio. Darse al amigo y estar abierto a «su misterio». Es lo que podríamos denominar «apertura contemplativa al otro». A medida que esa amistad va madurando, se es más uno mismo. No hay que aparentar, ni mostrarse distinto a lo que se es. Ese «sí» previo es lo que posibilita sacarse las máscaras, pues uno se siente aceptado y querido tal como es. Y ese poder ser uno mismo, produce una honda vivencia de libertad y alegría. Los límites no son un impedimento para la verdadera amistad, al contrario, asumidos desde la humildad, pueden ser trampolín para crecer en una amistad más auténtica. Más que la búsqueda del perfeccionismo o el voluntarismo, puede ser mucho más fecunda una actitud de receptividad, de contemplación, de escucha y de espera.

El hombre, volviendo a Zubiri, se halla constitutivamente implantado «en» la realidad o en el ser y, por lo tanto, «religado» al fundamento de toda realidad y de todo ser. La amistad es progresiva en tanto cuanto volvemos a ese fundamento, a ese tomar conciencia de ser, de estar existiendo «en» la realidad, saborear la sorpresa de ese estar siendo pudiendo no haber sido. Es la «humildad óntica», a la cual se refería Rubio, junto con la libertad, la base para crecer como persona abierta a los otros. Es la tierra donde puede germinar y desarrollarse la amistad. Para ello, no solo para no olvidar ese fundamento sino para enraizarse en él, es necesario saber estar solo, como camino de maduración humana.  Estar uno consigo mismo para saber estar con otros. Beber de las fuentes donde se sustenta todo ser, para poder hacer donación de mi ser al amigo. Estar en silencio porque «solo a través de un silencio expresivo y efusivo puede el hombre dar de sí mismo a otro todo lo que de sí mismo puede dar» (Laín Entralgo). De otra manera no sabremos cómo avanzar en los diversos grados y modos que encierra la amistad.

Lourdes Flavià Forcada
Publicado en RE 67

Publicado en Artículos

Elisabet Juanola Soria

EDITORIAL--AGOSTred

Las formas de organización de los equipos de trabajo han ido cambiando con los momentos históricos, esto es muy evidente, por ejemplo, con respecto a lo que acontece en nuestros días en comunicación y en movilidad. Todos sabemos que hace cincuenta, incluso veinte años, era impensable andar con un dispositivo en el bolsillo que nos conectara literalmente con el planeta; así como era impensable el intercambio migratorio y cultural que la humanidad vive. Actualmente, es un hecho que, para una gran parte de la humanidad, olvidar, perder o estropeársele el teléfono móvil es un desastre. Vivimos estamos viviendo en el presente- un positivo cataclismo comunicacional que permite cotidianamente gran simultaneidad e instantaneidad con muchas personas. Nuestros aparatos móviles nos abastecen de todo tipo de información: si va a llover, a qué distancia estamos de nuestra cita y cómo llegar a ella, noticias a la carta, mensajería…  Todo ello hace también más evidente que nunca, que somos dependientes unos de otros. 

Publicado en Editorial

391229 316940281735603 685223776 nJavier Bustamante, poeta

Cuando nos abrimos verdaderamente al silencio comenzamos a percibir que realmente somos una unidad. Estamos conformados por una cantidad de materia perfectamente organizada, delimitada y orgánicamente funcional. La cual es animada por reacciones electroquímicas que obedecen a cierta información que emiten centros neuronales... Y todo esto avanzando en el tiempo, irrumpiendo en aquello que llamamos duración.

Somos seres inscritos en el espacio y en el tiempo. Sujetos a unos límites de volumen y peso que alcanzarán una duración limitada. La conciencia de estas coordenadas vitales nos abren a la percepción de una tercera fuerza o ímpetu, la de la trascendencia. Los seres humanos, conscientes de nuestros límites, vamos más allá de ellos y percibimos que podemos desplazarnos y dejar huella. Huella que muchas veces perdura más que nuestra existencia o que es capaz de llegar más lejos que nosotros en el espacio.

Publicado en Artículos

Soledad y silencio en Colombia

JSS Btá No71 2650 redFue en Diciembre del año 2006  cuando se inauguraba el Espacio de soledad y Silencio en la ciudad de Bogotá (Colombia), a partir de aquel momento, que iniciaba su camino en presencia de Agustín Viñas, los primeros sábados de mes, de forma continuada se reúnen un grupo de personas que buscan espacio y tiempo para poder detenerse y contemplar la realidad.

Gracias al ambiente sereno que promueve y cuida el espacio de soledad y silencio se facilita la reflexión sobre temas que favorecen la inmersión en el interior de cada uno, adentrándose en la profundidad del ser, lo que contribuye a ser fuente de paz en una ciudad tan cosmopolita como es Bogotá.

El día 11 de Febrero de 2017 realizamos el taller número 71, conducido por Nubia Isaza, con el tema: “¡vivir resucitados! A partir de un texto de Leticia Soberón, después de leer el texto en grupo pudimos disfrutar de dos horas de soledad y silencio para poder reflexionar sobre el mismo de manera personal y poder después aportar nuestro granito de arena al conjunto en la puesta en común.

Publicado en Buenas Noticias

sam 1398redLos seres humanos, como todos los entes vivos, no somos impermeables. Somos resonadores de aquello que nos rodea y, a su vez, ejercemos también influencia en nuestro entorno. Estamos íntimamente conectados formando unidad. De esto no siempre somos conscientes y nos conducimos como si fuéramos individualidades cerradas que se relacionan con mayor o menor profundidad, con el riesgo de acentuar esta característica hasta convertirla en individualismo.

Publicado en Artículos

Elisabet Juanola Soria

2017 10 Octubre red

«La mayoría de las personas desean en lo más profundo de su ser, la paz», así empieza la Carta de la Paz dirigida a la ONU que la Universitas Albertiana promueve desde 1993. Esta afirmación nos invita a sincerar si somos parte de esta “mayoría” o no. Cuando el día a día se ve tranquilo, puede ser que demos por supuesto este anhelo, pero cuando no es así se ve más claro que hay personas que no la quieren y ojalá no seamos una de ellas. El mundo en el que vivimos está lleno de conflictos, a pequeña y gran escala.

Con todo, de los deseos a los hechos hay una distancia, es decir, querer la paz, no implica siempre destinar esfuerzos a cultivarla, menos todavía si la vida aparentemente funciona bien. Pero cuando no todo pinta bonito, aún siendo una prioridad, puede sorprendernos tan improvisadamente que incluso los más pacíficos pueden caer en el juego de la violencia. La construcción de la paz es un trabajo muy delicado, requiere estar siempre alerta, especialmente cuando hay crispación, estamos en peligro, o nos vemos atacados. En estos casos es más fácil actuar irresponsablemente o buscar respuestas inmediatistas cayendo en la trampa de la urgencia.

Publicado en Editorial