Natàlia Plá Vidal

Difícil sustraerse al ambiente navideño y de cambio de año a la hora de escribir… Más allá de los reclamos publicitarios y el trajín en el ambiente, resurgen temas que año tras año se mantienen ahí.

Me sonreía días atrás viendo una serie televisiva cuando, en medio de las peripecias de sus protagonistas y hábilmente salpicada con humor, se explicitaba por fin la clave de fondo que sustentaba la trama: la eterna lucha del bien contra el mal. A veces guardamos silencio sobre lo que importa y así, como decía Martin Luther King, nuestras vidas comienzan a acabarse. Callar sobre la lucha que sigue produciéndose hoy como siempre, es una forma de dar ventaja a quienes con mayor habilidad manejan las armas de la propaganda y la comunicación. 

Publicado en Editorial

Jordi Cussó Porredón

2018 07 Setembre redVivimos en una sociedad que nos obliga a llevar un ritmo tan frenético que estamos sumergidos en una riada que nos arrastra con fuerza. Vamos llenos de trabajos, de quehaceres, de diligencias, de compromisos. Si de algo se queja la gente de este comienzo de siglo es de falta de tiempo. Pero, por otro lado, tenemos una grave incongruencia, porque con este modo de funcionar, vivimos con la sensación de que perdemos mucho tiempo. Al llegar la noche sentimos que pasamos tan deprisa por la vida, que no vimos ni nos dimos cuenta de nada, que no disfrutamos de casi nada.

Además, nos percatamos de que, unos a otros, nos hacemos perder el tiempo con preguntas inútiles, encuentros vanos, criticando y, por si fuera poco, los medios de comunicación y las redes sociales nos inculcan que si no estamos al tanto de todo lo que pasa iremos perdidos por la vida.  Necesitamos recuperar la serenidad, la paz, para vivir con gozo lo que somos, sentir lo que vivimos, que el tiempo “gastado” nos aporta alegría, felicidad.  Llenar de sentido nuestro tiempo es llenar la vida de contenido.

Publicado en Editorial

Lourdes Flavià Forcada

2017 03 Març red

"Estamos trabajando para ganar la libertad", manifestó Esther Sánchez, presidenta del consejo asesor que impulsa el proyecto de Reforma Horaria para que podamos disfrutar de más libertad en la gestión de nuestro tiempo. Propone compactar la jornada laboral para salir antes del trabajo; introducir horarios laborales más flexibles de entrada y salida; avanzar las horas de las comidas; sincronizar los horarios de las empresas, instituciones y actores sociales y culturales.

La consejera de la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, Neus Munté, en el acto de presentación de la campaña “Trobarem temps dins del temps” (Encontraremos tiempo dentro del tiempo), reafirmó el compromiso de la Generalitat en el proyecto de la Reforma Horaria “desde el convencimiento de la necesidad de reformar los horarios, a fin de adaptarlos a unos tiempos más humanos, cívicos y saludables”. Algunos de los beneficios que se pretenden obtener con la Reforma horaria son “compartir tiempo con la familia y los amigos, comprometernos socialmente, practicar deporte, crecer con la cultura, aprender cosas nuevas o, simplemente, descansar”. Buenas expectativas que dejan traslucir la demanda creciente de la sociedad por poder tener una mayor calidad de vida, más equilibrada y gratificante.

Publicado en Editorial

Leticia Soberón Mainero

EDITORIAL GENER 2016red

Iniciamos el año 2016 con un panorama mundial complejo, aunque lleno de oportunidades que conviene aprovechar con realismo y con esperanza, clarificando algunas ideas confusas.

Vemos, por ejemplo, la larga  sombra de la amenaza terrorista de matriz yihaidista. Además de los factores económicos e históricos de este fenómeno, en su raíz hay una visión cultural y religiosa teocéntrica (en la que Alá y el Corán deben dominar todos los ámbitos de la vida social) que se propaga rápidamente en la población musulmana. Esta visión de lo “sacro” se considera el único camino para una vida humana respetable.

Publicado en Editorial

Maria Viñas Pich

2018 09 NOVEMBREred

Si preguntáramos a los ciudadanos actuales quién mueve y promueve los cambios políticos y sociales, un gran número de personas, no dudarían en contestar que la sociedad civil organizada, los movimientos sociales, etc. Pero esto, que nos puede parecer tan "normal" iniciado el s. XXI, no lo era en la 2a mitad del siglo XX. A esta misma pregunta, la mayoría de ciudadanos hubieran contestado que los cambios políticos dependían casi exclusivamente del Estado. En las últimas décadas hemos asistido a una creciente involucración de la sociedad civil como motor de cambio de la vida política y, sobretodo, a una creciente toma de conciencia de las posibilidades y protagonismo que la acción colectiva de los ciudadanos tiene en este aspecto.

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Soria

2018 08 Octubre redA pesar de las guerras, los malos hábitos alimenticios, las hambrunas, la desertización, el cáncer, la violencia y las bajas pensiones para sostenernos en la vejez…, el promedio de esperanza de vida ha aumentado en el mundo, aunque en algunos países más notoriamente que en otros. Muchas personas se hacen mayores, bastante mayores, en muy buenas condiciones de vida.

Hace no tantos años, lo común era que una persona realizara toda su trayectoria profesional en la misma empresa, muchos aprendían así un oficio, iban mejorando las condiciones laborales a lo largo de los años y terminaban jubilando en ese lugar con mucha satisfacción de haberse desarrollado y desempeñado junto a otros que los conocían, sabían de sus fortalezas y debilidades y con quienes había compartido “toda una vida”.

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Soria

2017 10 Octubre red

«La mayoría de las personas desean en lo más profundo de su ser, la paz», así empieza la Carta de la Paz dirigida a la ONU que la Universitas Albertiana promueve desde 1993. Esta afirmación nos invita a sincerar si somos parte de esta “mayoría” o no. Cuando el día a día se ve tranquilo, puede ser que demos por supuesto este anhelo, pero cuando no es así se ve más claro que hay personas que no la quieren y ojalá no seamos una de ellas. El mundo en el que vivimos está lleno de conflictos, a pequeña y gran escala.

Con todo, de los deseos a los hechos hay una distancia, es decir, querer la paz, no implica siempre destinar esfuerzos a cultivarla, menos todavía si la vida aparentemente funciona bien. Pero cuando no todo pinta bonito, aún siendo una prioridad, puede sorprendernos tan improvisadamente que incluso los más pacíficos pueden caer en el juego de la violencia. La construcción de la paz es un trabajo muy delicado, requiere estar siempre alerta, especialmente cuando hay crispación, estamos en peligro, o nos vemos atacados. En estos casos es más fácil actuar irresponsablemente o buscar respuestas inmediatistas cayendo en la trampa de la urgencia.

Publicado en Editorial

Alfredo Rubio de Castarlenas

WhatsApp Image 2017 12 07 at 06.54.10 red

No es bueno, no, que el ser humano ¡quien quiera que sea, hombre o mujer, camine solo por el mundo.

No es bueno, no, que crea que es el centro de todo lo que ve por el hecho de que sean sus ojos los que miran siempre alrededor.

Así andaba yo por medio de las cosas y había tanta gente que era casi imposible pudiera darme cuenta que estaba solo sin saberlo ninguno de los dos hasta que aparecisté tú.

De repente sentí que había estado caminando solitario. De pronto se me hizo imposible seguir adelante yo solo sin ir ambos en la misma dirección...

Publicado en Editorial

2017 07 juliol red

Natàlia Plá Vidal

Con la posverdad como telón de fondo

Hace unos días, el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, pronunciaba una conferencia magistral intitulada: "Verdad, ficción, posverdad. Política y literatura". Anunciaba que en diciembre el término “posverdad” sería incorporado al Diccionario de la Lengua Española. Unos meses antes, supimos que el Diccionario de Oxford la había elegido palabra del año 2016. Así que, dado que la lengua da cédula de identidad a la posverdad, procede cierta reflexión al respecto.

Publicado en Editorial

Jordi Cussó Porredón

Universidad de Salamanca Escuelas Mayores

Hace unos cuantos días leía que las primeras universidades eran como asociaciones privadas impulsadas por hombres que se propusieron el cultivo y la difusión de la ciencia. Esto me llevaba a pensar si hoy no podríamos recuperar esta idea inicial de universidad y ser capaces de crear asociaciones de personas dispuestas a cultivar la ciencia y a difundirla a través de los distintos medios que la tecnología pone a nuestro alcance.

Asociaciones o entidades que se olviden de dar títulos y de pedir reconocimientos oficiales, para cobijarse bajo unas estructuras mínimas que permitan reunir personas a pensar, dialogar y, después, dar a conocer el fruto de esta reflexión con la esperanza de que estas ideas reviertan provechosamente en la sociedad. De hecho, a primera vista, parece que no sería muy complicado recuperar esta concepción de universidad y aplicarla a nuestros dias.

Publicado en Editorial