Jordi Cussó Porredón 

EDITORIAL-JUNY-OKred

Hace tiempo que constatamos que nuestra sociedad vive instalada en una queja permanente. Podríamos hacer una extensa lista de las continuas quejas que escuchamos en las tertulias radiofónicas, en las cartas al director de los periódicos, en las conversaciones familiares o en la cafetería con los amigos.

Pero por otro lado, todos constatamos que esta actitud de quejarse no soluciona los problemas. Señalar los defectos personales y sociales y quedarnos en esta postura, sólo consolida la propia impotencia. Pero parece como si eso no importase en demasía, porque pasan los días y lo seguimos haciendo como si tal cosa. Si quejarse es una actitud estéril, que no ayuda a mejorar las cosas, ¿por qué nuestra sociedad sigue instalada en una crítica fácil y desmedida? Porque en el fondo nos damos cuenta de que si nos quejamos continuamente de los demás, no es necesario que revisemos lo que hacemos nosotros, porque con la queja tapamos aquellas realidades de nosotros mismos que no nos gustan.

Publicado en Editorial

2018 02 Febrer redJosep M. Forcada Casanovas

Es abismal el cambio realizado en los medios de comunicación en los últimos cien años. Desde el pregonero que a voz en grito comunicaba las noticias publicadas en los ayuntamientos y en las iglesias, hasta un amplio recorrido de novedades técnicas: la prensa escrita, la radio, la televisión, etc. y ahora las redes sociales. Todos influyen en la opinión tanto en positivo como en negativo. Los medios clásicos han sufrido épocas de censura institucional por motivos políticos, religiosos o militares entre otros, en que el comunicador se debe al dueño del medio –público o privado– que tiene sus controles más o menos decisorios, para responder según la ideología que hay detrás.

Con los Colegios de Periodistas han aparecido los códigos de ética profesional que son profundamente útiles para responder a la veracidad de las noticias o pensamiento de quienes redactan artículos de opinión. Quizás el sector radiofónico y el de las tertulias son más difíciles de controlar. Cabe constatar que este género comunicativo es un potente reflejo de la diversidad de opiniones sobre un determinado tema. Estos son tratados por los llamados «expertos», a pesar de no ser expertos en todo.

Publicado en Editorial

Leticia Soberón

personal 3285992 1920Aunque pueda sorprender, la inteligencia de los grupos no está garantizada por el coeficiente intelectual de cada individuo, aunque éste pueda llegar a ser, por supuesto, un factor muy aprovechable. La inteligencia de los grupos se basa sobre todo en sus dinámicas internas, en el modo como interactúan las personas.

De hecho, no es raro ver a personas muy inteligentes relacionándose con dinámicas tan tontas, que terminan actuando en contra de sus propias necesidades y objetivos comunes. ¡Y haciéndose daño a sí mismos! Esto se puede dar tanto en las familias, como en las instituciones (empresas, centros docentes, administración pública, asociaciones…) y, por supuesto, en la esfera política. Y también vemos a personas que quizá no sean tan brillantes, pero que con las dinámicas adecuadas, salen adelante y generan un beneficio para todos los que conforman ese grupo e incluso para la comunidad más amplia.

Publicado en Editorial

Leticia Soberón Mainero

Escultura4

Durante estos primeros quince años del tercer milenio, la ciencia y la tecnología han dado saltos cualitativos en la información y posibilidad de intervención sobre el ser humano.

Aportan datos e instrumentos que permiten no sólo conocer, sino también modelar a voluntad algunos aspectos de su genética, la definición de su sexo y ciertas funciones cerebrales que marcan su memoria o sus estados de ánimo.

Sólo tres ejemplos. La descripción secuencial del genoma humano, completado en 2003, ha abierto nuevos caminos a la prevención y curación de enfermedades, aunque también pueda implicar la eugenesia o la clonación.

Publicado en Editorial

Natàlia Plá Vidal

2018 12 desembre redDifícil sustraerse al ambiente navideño y de cambio de año a la hora de escribir… Más allá de los reclamos publicitarios y el trajín en el ambiente, resurgen temas que año tras año se mantienen ahí.

Me sonreía días atrás viendo una serie televisiva cuando, en medio de las peripecias de sus protagonistas y hábilmente salpicada con humor, se explicitaba por fin la clave de fondo que sustentaba la trama: la eterna lucha del bien contra el mal. A veces guardamos silencio sobre lo que importa y así, como decía Martin Luther King, nuestras vidas comienzan a acabarse. Callar sobre la lucha que sigue produciéndose hoy como siempre, es una forma de dar ventaja a quienes con mayor habilidad manejan las armas de la propaganda y la comunicación. 

Publicado en Editorial

Jordi Cussó Porredón

2018 07 Setembre redVivimos en una sociedad que nos obliga a llevar un ritmo tan frenético que estamos sumergidos en una riada que nos arrastra con fuerza. Vamos llenos de trabajos, de quehaceres, de diligencias, de compromisos. Si de algo se queja la gente de este comienzo de siglo es de falta de tiempo. Pero, por otro lado, tenemos una grave incongruencia, porque con este modo de funcionar, vivimos con la sensación de que perdemos mucho tiempo. Al llegar la noche sentimos que pasamos tan deprisa por la vida, que no vimos ni nos dimos cuenta de nada, que no disfrutamos de casi nada.

Además, nos percatamos de que, unos a otros, nos hacemos perder el tiempo con preguntas inútiles, encuentros vanos, criticando y, por si fuera poco, los medios de comunicación y las redes sociales nos inculcan que si no estamos al tanto de todo lo que pasa iremos perdidos por la vida.  Necesitamos recuperar la serenidad, la paz, para vivir con gozo lo que somos, sentir lo que vivimos, que el tiempo “gastado” nos aporta alegría, felicidad.  Llenar de sentido nuestro tiempo es llenar la vida de contenido.

Publicado en Editorial

Lourdes Flavià Forcada

2017 03 Març red

"Estamos trabajando para ganar la libertad", manifestó Esther Sánchez, presidenta del consejo asesor que impulsa el proyecto de Reforma Horaria para que podamos disfrutar de más libertad en la gestión de nuestro tiempo. Propone compactar la jornada laboral para salir antes del trabajo; introducir horarios laborales más flexibles de entrada y salida; avanzar las horas de las comidas; sincronizar los horarios de las empresas, instituciones y actores sociales y culturales.

La consejera de la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, Neus Munté, en el acto de presentación de la campaña “Trobarem temps dins del temps” (Encontraremos tiempo dentro del tiempo), reafirmó el compromiso de la Generalitat en el proyecto de la Reforma Horaria “desde el convencimiento de la necesidad de reformar los horarios, a fin de adaptarlos a unos tiempos más humanos, cívicos y saludables”. Algunos de los beneficios que se pretenden obtener con la Reforma horaria son “compartir tiempo con la familia y los amigos, comprometernos socialmente, practicar deporte, crecer con la cultura, aprender cosas nuevas o, simplemente, descansar”. Buenas expectativas que dejan traslucir la demanda creciente de la sociedad por poder tener una mayor calidad de vida, más equilibrada y gratificante.

Publicado en Editorial

Leticia Soberón Mainero

EDITORIAL GENER 2016red

Iniciamos el año 2016 con un panorama mundial complejo, aunque lleno de oportunidades que conviene aprovechar con realismo y con esperanza, clarificando algunas ideas confusas.

Vemos, por ejemplo, la larga  sombra de la amenaza terrorista de matriz yihaidista. Además de los factores económicos e históricos de este fenómeno, en su raíz hay una visión cultural y religiosa teocéntrica (en la que Alá y el Corán deben dominar todos los ámbitos de la vida social) que se propaga rápidamente en la población musulmana. Esta visión de lo “sacro” se considera el único camino para una vida humana respetable.

Publicado en Editorial

Maria Viñas Pich

2018 09 NOVEMBREred

Si preguntáramos a los ciudadanos actuales quién mueve y promueve los cambios políticos y sociales, un gran número de personas, no dudarían en contestar que la sociedad civil organizada, los movimientos sociales, etc. Pero esto, que nos puede parecer tan "normal" iniciado el s. XXI, no lo era en la 2a mitad del siglo XX. A esta misma pregunta, la mayoría de ciudadanos hubieran contestado que los cambios políticos dependían casi exclusivamente del Estado. En las últimas décadas hemos asistido a una creciente involucración de la sociedad civil como motor de cambio de la vida política y, sobretodo, a una creciente toma de conciencia de las posibilidades y protagonismo que la acción colectiva de los ciudadanos tiene en este aspecto.

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Soria

2018 08 Octubre redA pesar de las guerras, los malos hábitos alimenticios, las hambrunas, la desertización, el cáncer, la violencia y las bajas pensiones para sostenernos en la vejez…, el promedio de esperanza de vida ha aumentado en el mundo, aunque en algunos países más notoriamente que en otros. Muchas personas se hacen mayores, bastante mayores, en muy buenas condiciones de vida.

Hace no tantos años, lo común era que una persona realizara toda su trayectoria profesional en la misma empresa, muchos aprendían así un oficio, iban mejorando las condiciones laborales a lo largo de los años y terminaban jubilando en ese lugar con mucha satisfacción de haberse desarrollado y desempeñado junto a otros que los conocían, sabían de sus fortalezas y debilidades y con quienes había compartido “toda una vida”.

Publicado en Editorial