Joaquim Planasdemunt Tobeña

02 FEBRER 2019 red“Calumnia, que algo queda”, es un viejo aforismo de todos conocido en nuestras tierras. Se dice que llegó a nuestro entorno de la mano del filósofo y escritor inglés, Francis Bacon. En su texto De la dignidad y el crecimiento de la ciencia(año 1625), aparece: “Calumniad con audacia; siempre quedará algo”. No obstante, el propio autor manifiesta que esta expresión procedía de un dicho popular latín: “Calumniare fortiter aliquid adhaerebit” (que, tomado literalmente, sería algo así como: calumniar fuertemente algo se adhiere). 

Buceando algo más en nuestros referentes culturales de antaño, me vino a la memoria cierta expresión bíblica. Al seguir su pista, encontré esta afirmación en el libro del Eclesiastés: “Hay tres cosas que me asustan y una cuarta que me da mucho miedo: chismes en la ciudad, tumulto de la gente y calumnia; son cosas peores que la muerte.”  Vemos, pues, que las tan tristemente célebres y prácticamente omnipresentes fake news, tienen parientes en la historia que las hacen menos novedosas de lo que podría parecer en una primera impresión. 

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Sória

2016 12 Desembre 02web

Luis tiene quince años y sale con la bicicleta a dar una vuelta por el pueblo, hay poco tránsito y se anima a pedalear por la carretera que divide la villa en dos. En una curva un camión lo adelanta, Luis pierde el equilibro y cae por un barranco, afortunadamente pequeño. El conductor del camión no se da cuenta de nada y sigue con su rutina. Luis solamente se quiebra un brazo, pero debe esperar a ser socorrido porque nadie ha visto el accidente. Este caso, real, sirve para reflexionar que muchas veces, ante situaciones de dolor, aun existiendo víctimas, quien ocasiona el daño no se da cuenta, no lo sabe, no es consciente de ello. 

La justicia restaurativa busca una respuesta sistémica a situaciones de daño, procurando así la reparación y no el castigo. Se contrapone a la justicia punitiva y supone un cambio de mentalidad que invita a renunciar a la sed de represalias. “La justicia implica perdón, si no es venganza”, repetía a sus discípulos Julio Chana, abogado y académico chileno, quien fuera el primer decano fundador de la Escuela de Economía de la Universidad Católica de Chile.

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Soria

imagenredEn el centro de la educación está el estudiante. El sentido de la escuela es que el estudiante aprenda, pero no de cualquier manera, sino con calidad. Los sistemas educativos contemporáneos están en la labor de reformular los indicadores de calidad y evaluar el desarrollo personal y social de las personas, la convivencia, los hábitos, el clima escolar, la participación ciudadana, la asistencia a clase, la integración y otros. El concepto de calidad de la educación está en evolución y los países comparan prácticas y resultados exitosos de la misma. Hoy sabemos que lo que hemos llamado aprendizaje, no es solamente un tema de voluntad, inteligencia y memoria, sino que todo el entorno influye. Los establecimientos educativos, por ende, invierten en gestión del establecimiento, formación de los docentes, gestión académica, gestión comunitaria, participación, convivencia. El mundo educativo está actualmente en una reflexión y evaluación permanente.

Publicado en Editorial

Elisabet Juanola Soria

EDITORIAL--AGOSTred

Las formas de organización de los equipos de trabajo han ido cambiando con los momentos históricos, esto es muy evidente, por ejemplo, con respecto a lo que acontece en nuestros días en comunicación y en movilidad. Todos sabemos que hace cincuenta, incluso veinte años, era impensable andar con un dispositivo en el bolsillo que nos conectara literalmente con el planeta; así como era impensable el intercambio migratorio y cultural que la humanidad vive. Actualmente, es un hecho que, para una gran parte de la humanidad, olvidar, perder o estropeársele el teléfono móvil es un desastre. Vivimos estamos viviendo en el presente- un positivo cataclismo comunicacional que permite cotidianamente gran simultaneidad e instantaneidad con muchas personas. Nuestros aparatos móviles nos abastecen de todo tipo de información: si va a llover, a qué distancia estamos de nuestra cita y cómo llegar a ella, noticias a la carta, mensajería…  Todo ello hace también más evidente que nunca, que somos dependientes unos de otros. 

Publicado en Editorial

Jordi Cussó Porredón

foto red

Se ha hablado mucho de las actitudes pacifistas fundamentales en la no-violencia. El hombre que ha caracterizado esta postura ha sido Ghandi y su lucha no violenta, en la India. Otros hombres y mujeres de nuestro siglo, con su testimonio, y a menudo entregando la propia vida, han sido referentes de esta actitud no violenta. El movimiento pacifista ha sido uno de los granes hallazgos del siglo pasado y es vigente, más que nunca, en los tiempos que estamos viviendo.

Parece que el pacifismo sea contrario a la violencia, que sean dos términos incompatibles. Pero me parece que tenemos que recuperar la palabra violencia, ya que no podremos alcanzar la paz sin una cierta violencia. Con la violencia pasa algo parecido que con los conflictos. Violencia significa fuerza, energía, e igual que el término conflicto, es una realidad neutra, ni mala ni buena, es necesaria para la vida de cada día. Hacemos violencia cuando tenemos que salir del bagón del metro, todo el mundo entra y se nos puede pasar la parada. Cuando los padres hacen presión insistente para encontrar un lugar en la escuela para su hijo, que realmente lo necesita. Cuando hacemos huelga de hambre o cuando hacemos una acampada delante de un estamento oficial para reclamar más justicia.

Publicado en Editorial

David Martínez García

EDITORIAL ABRIL 2016 redLa velocidad con la que se producen los cambios, junto con la capacidad para poder compartir las experiencias a nivel planetario, está reduciendo de forma significativa el intervalo de tiempo que permite caracterizar a una nueva generación. Actualmente, una diferencia de entre 10 y 12 años entre dos personas, puede implicar cambios sustanciales en la manera de ver y entender el mundo. Asimismo, todos los cambios generacionales tienen una característica común, obligan a incorporar en el mapa de relaciones nuevas maneras de comunicarse y a hacer un esfuerzo de empatía para entender y ponerse en el lugar del otro; afectando, en definitiva, al diálogo intergeneracional.

La última generación categorizada es la que se denomina “Z” o “IGen”. Engloba a los jóvenes nacidos entre el 1995 y el 2010 que se caracterizan por haberse desarrollado en un hábitat plenamente internet. Ello los posiciona como individuos creativos, autodidactas y con una fuerte sobreexposición a la información.

Publicado en Editorial

David Martínez García

2017 05 Maig redCada vez más voces están evaluando la posibilidad de implantar una renta básica universal. Es una asignación monetaria e incondicional que otorgaría el estado a todos sus habitantes, independientemente de cuáles pudieran ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quien convivieran. A este concepto Alferdo Rubio de Castarlenas lo denominó en su momento “salario por existir”, es decir la percepción de una renta que recibiría el individuo por el simple hecho de haber nacido.

Se han realizado muchos debates que han puesto de manifiesto fuertes controversias respecto a la viabilidad de su implantación, considerándola en la mayoría de los casos una propuesta utópica y asociándola, principalmente, a una visión política de izquierdas.

Publicado en Editorial

Josep M. Forcada Casanovas

2017 Gener redEl populismo no es un fenómeno nuevo, pero tal vez en el siglo que hemos dejado atrás y el actual se ha desarrollado con mayor claridad. Se habla mucho de ello. La definición de esta realidad es compleja. Podemos decir que es la expresión popular de un malestar social o político a partir de ingredientes demagógicos. Sus líderes son capaces de persuadir con grandes recursos psicológicos y hábilmente saben buscar aquellos temas que los ciudadanos sienten como una injusticia u otros temas que les gustaría que fueran tratados.

No es sólo una queja pública, bien orquestada, la que convoca a la ciudadanía a una respuesta. Acostumbra ser la voz de los que no tienen voz y que se aglutina para forzar cambios. Puede ser una realidad valorable de manera positiva, si se considera como un motor de cambio de status. Se ha de valorar cómo funcionan los populistas, es decir, el método que siguen, hacia dónde van –a parte de la mejora social– y dónde quieren llegar.

Publicado en Editorial

03 MARÇ 2019 redSeñalaba Manuel Castells, en un artículo del 19 de enero pasado, que existe una auténtica “conspiración contra Europa”(1).  Según él, se está viviendo la pugna entre dos modelos culturales distintos y en muchos aspectos divergentes. Podría sintetizarse así: el modelo de la Europa más liberal, pluralista e ilustrada, puesta en jaque por los nuevos populismos xenófobos y ultranacionalistas. Estos últimos se autoproclaman defensores -a su modo- de la tradición judeocristiana, contra lo que consideran una invasión del Islam en territorio europeo. Un decidido impulsor de esta visión en Europa, según Castells, es Steve Bannon, exasesor de Donald Trump.

Cada uno de los modelos entiende de manera distinta la gestión de los intereses nacionales con el resto de los países. Pero también y sobre todo, contrastan en la comprensión de fondo sobre el ser humano, el mejor modo de construir sociedad, la familia y la relación entre hombres y mujeres. 

Publicado en Editorial

Jaume Aymar Ragolta

32215894858 d11d5848d1 redLa multidisciplinariedad es la yuxtaposición de disciplinas que favorece una mejor comprensión de un objeto de estudio. La interdisciplinariedad implica el diálogo enriquecedor entre las distintas disciplinas y tiene como meta la transdisciplinariedad, como ubicación y maduración de todo el saber en el espacio de la sabiduría. Son términos largos y algo difíciles de decir, pero esta complejidad formal revela un fondo también complejo.

El Ámbito de Investigación y Difusión María Corral, que cuenta con el asesoramiento de la Universitas Albertiana, ha celebrado su cuadragésimo aniversario y la 235 Cena Hora Europea. Estas cenas-coloquio, que se han realizado en diversos países, durante un tiempo llevaron por subtítulo “encuentros interdisciplinares” puesto que los ponentes de cada cena-coloquio proceden siempre de diversas disciplinas.

Pero, ¿es posible un diálogo interdisciplinar fecundo si habitualmente se desconocen los postulados de las disciplinas que entran en conversación? La respuesta inmediata sería “no”. Si no conocemos de donde parte nuestro interlocutor, difícilmente podremos avanzar en el diálogo con él. Si este no es posible, tampoco lo sería la transdisciplinariedad. Nos quedaríamos en la simple yuxtaposición de disciplinas y perderíamos el horizonte universal de la universitas.

Publicado en Editorial