foto tertulia forcada1El mes de marzo se llevó a cabo la segunda de las tertulias que promueve el Ámbito de Arte de la Universitas Albertiana en la ciudad de Barcelona. Estas tertulias llevan el nombre de Marina de Castarlenas, quien fuera una gran artista del siglo XX, y son realizadas en el mismo edificio donde viviera esta gran poetiza. Ella convocaba reuniones a las que acudían singulares artistas del panorama barcelonés, sobretodo de la pimera mitad del siglo XX. En su honor se han creado estas tertulias. La primera, celebrada en el otoño del 2018, se dedicó a su persona y obra, con lectura de poemas y textos a cargo de sus nietas, Reyes y Marina Villa, y de Jaume Aymar; además de la interpretación del piano de Ludovica Mosca.

foto tertulia forcada2

La segunda tertulia, celebrada esta primavera en el mes de marzo, se ha dedicado a la pintura. Llevó por título. “Un recorrido hacia y sobre la pintura impresionista: la fotografía, el tren y el plen air”. Corrió a cargo de Josep M. Forcada, nacido en Vic, a quien podemos considerar pintor de la escuela impresionista catalana.

Forcada nos hizo un rico e ilustrado itinerario por lo que fuera el impresionismo en general y profundizando en el impresionismo catalán. Finalmente, también nos ofreció algunas pinceladas de su obra. Anécdotas, detalles técnicos, humor, fueron aderesando la tertulia.

Javier Bustamante

Publicado en Buenas Noticias

Me detuve un momento
paseando esta tarde
frente a la cristalera inmensa
de un escaparate.
Con letras muy serias, doradas:
“Antiquites” “Antigüedades”.

Publicado en Poesía

Jaume Aymar Ragolta

imatge editorial febrer red

En el semanario La Vanguardia del pasado 7 de febrero hay un reportaje que lleva por título “Tanco els ulls i torno a l’Ebre”. Su protagonista es Joaquim Oller Viladrosa, superviviente de la “quinta del biberón” que el 20 de octubre cumplirá 96 años. Cuando lo movilizaron tenia 17 años y seis meses. El autor del reportaje, Domingo Marchena, después de la conversación con Oller, describe con viveza: “el silvido de la metralladora, el vuelo bajo de los aviones, el picor de los piojos, grandes como granos de arroz, y la escasez de comida y la sed angustiosa, eran tan poderosas que a veces se sobreponían, incluso al miedo omnipresente. Miedo a que te mataran o de haber matado, de morir de tifus, que te confundieran con un desertor, que te fusilaran por derrotista, después de haber desertado”.

Publicado en Editorial

Alfredo Rubio de Castarlenas

El conocido filósofo español Fernando Savater, ha estado recientemente en Colombia para presentar en Bogotá su reciente libro «El amor propio, fundamento de la ética».

En sus declaraciones al periódico «El espectador» de dicha capital, señalaba que la ética de hoy está muy necesitada de encontrar una sólida fundamentación intramundana. Él cree poderla proporcionar en un recto amor a sí mismo.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

No es una horrenda sigla de éstas que hoy, por superabundantes, aún resultan con frecuencia más incomprensibles. Es una abreviatura que de todos modos tiene significado en sí. Kine, en griego, es la raíz que significa movimiento; por lo tanto sugiere algo vivo, cambiante, sorprendente.

Publicado en Artículos

Jaume Aymar Ragolta

EDITORIAL juliol 2016 red

Desde la Ilustración, la razón ha regido todo el sistema de enseñanza. Se ha tratado ante todo de formar seres racionales, ilustrados. Las directrices del racionalismo han marcado los planes de estudios desde la infancia hasta la Universidad. Las asignaturas troncales de los centros se mueven por objetivos, indicativos, evidencias. Y, en mayor o menor grado, se ha caído en un racionalismo empequeñecedor. Si es cierto que “el sueño de la Razón produce monstruos”, es decir, que cuando el ser humano deja de razonar se expone a toda perversión, también la sola razón omnipresente, relega la sensibilidad y mutila el potencial creativo del que todo ser humano dispone. Es cierto que progresivamente se ha ido introduciendo en la enseñanza una formación de la sensibilidad y la belleza. Pero siempre en tono menor, en forma de asignaturas optativas o actividades complementarias: la estética casi como un adorno.

Publicado en Editorial

¿Dos niñas casi de la misma edad
o son dos sueños que han cuajado en bronce?


¿Están hablando sus secretos
o en silencio desgranan
mutuamente preguntas?:

Publicado en Poesía

Alfredo Rubio de Castarlenas

Hoy por la mañana, en este mes plenamente primaveral, al abrir el balcón uno siente que el cielo azul y ya iluminado, se le entra por los ojos y hasta el fondo del alma. No hace frío, tampoco calor; sólo un fresco agradable que vivifica. Y una bandada de primeras golondrinas rasga, como pequeñas tijeras, esa seda azul. Uno respira, y reinventando a ese poeta de la generación de los cincuenta, exclama levantando los brazos: ¡Cuánto Abril! No recuerdo de qué poeta se trataba: ¿Angel Valente, Bousoño? Me lo recitó un día por la calle, el periodista y musicólogo Federico Sopeña. Le bastó decir muy poco: dos palabras. Sin embargo, este es un verso lleno de plenitud, más breve aun que los «haí-kaí» de la poesía japonesa.

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

Recientemente, hemos estado leyendo los «éxitos» de muchas famosas subastas internacionales de Arte. Cuadros de Van Gogh, Picasso y otros, se han vendido por miles de millones de pesetas. ¡Qué irrisión! El pobre Van Gogh –como tantos otros artistas– se moría de hambre. En toda su vida, sólo logró vender dos de sus pinturas: una a un hermano suyo y otra a su médico y creo recordar, de su biografía, que no pudo cobrar más que una de esas ventas. ¿La de su médico siquiatra? ¿La de su hermano?

No tenía éxitos porque los sesudos críticos de Arte, de su tiempo, no veían en su estilo de pintar nada digno de atención especial, más bien lo contrario. ¡Y ahora, sólo uno de sus cuadros de flores ha sido comprado por más de seis mil millones de pesetas!

Publicado en Artículos

Alfredo Rubio de Castarlenas

La verdadera poesía, nunca es terrorífica. Es intuido mensaje de belleza.

Literatura espeluznante es, en cambio, la de Edgar Alan Poe por citar un ejemplo. Este autor escribía bien, pero su nombre de familia se quedó a medio camino. Le falta una sílaba para llegar al esplendor de la esperanza y la poesía. ¡Ah, si se hubiera llamado poe-ta!

Los poetas penetran por los resquicios luminosos de la realidad, aunque ésta sea oscura. Saben de las sutilezas del Espíritu que tiende a la felicidad con la posesión del bien. Saben de los resplandores ocultos y tiernos de las cosas.

Publicado en Artículos