Editorial

Natàlia Plá Vidal

EDITORIAL-ABRIL-02

Para los apresurados que no tienen tiempo de leer: recuerden esta frase que alguien regaló a Albert Espinosa: «“Llego 10 minutos tarde” es un epitafio muy absurdo.» ¡Vivan! Pero ¡vivan de verdad! Que ya está bien de sucedáneos con las cosas importantes.

Para el resto, seguimos.

La lógica de la vida no es alcanzar una cifra desorbitada en una cuenta de resultados. Tampoco es perseguir un fin con tal obsesión que se pase por alto el camino. Muchos han compartido —con un grado de certeza vital que conmociona— que el secreto de la vida está en el vivir. Que el placer y el sentido se hallan en el trayecto y no, única o necesariamente, en la meta.

Natàlia Plá Vidal

EDITORIAL NOVEMBRE 2016red

En esta era de la información en que navegamos, vamos tomando conciencia de sus aspectos menos gratos. Datos que nos inundan y nos abruman, novedades fugaces, continuos fogonazos en forma de titular. Recuperaba estos días una entrevista a Zygmunt Bauman de hace unos pocos años. En ella reconocía haberse dado cuenta de que el exceso de información era peor que la escasez que en su juventud había lamentado.

El mundo contemporáneo, deslumbrado por la cantidad, no atiende la importancia del conocimiento que implica la capacidad de manejar, digerir, administrar, relacionar, interpretar y, al fin, poder captar cuándo, cómo, por y para qué es realmente valioso un contenido.

Natàlia Plá Vidal

EDITORIAL ABRIL red

Ser analfabeto, hace unos años, era un concepto bien delimitado: no saber leer ni escribir. Y por cercanía, para designar el desconocimiento y carencia de manejo de alguna disciplina, materia o habilidad. La propia complejidad de la vida contemporánea ha hecho que se fuera ampliando su espectro. Con generalizada aceptación, se habla de analfabetismo funcional. Al compás del desarrollo de las últimas décadas, se acuñó el analfabetismo tecnológico y el digital. Menos consensuadamente, algunos autores hablan de analfabetismo cultural y moral. El analfabetismo emocional aparece al hilo del desarrollo de las inteligencias. Y aún sigue ampliándose el abanico con quienes últimamente aluden al analfabetismo económico. Seguro que saben de alguno más…

Jaume Aymar Ragolta

imatge editorial febrer red

En el semanario La Vanguardia del pasado 7 de febrero hay un reportaje que lleva por título “Tanco els ulls i torno a l’Ebre”. Su protagonista es Joaquim Oller Viladrosa, superviviente de la “quinta del biberón” que el 20 de octubre cumplirá 96 años. Cuando lo movilizaron tenia 17 años y seis meses. El autor del reportaje, Domingo Marchena, después de la conversación con Oller, describe con viveza: “el silvido de la metralladora, el vuelo bajo de los aviones, el picor de los piojos, grandes como granos de arroz, y la escasez de comida y la sed angustiosa, eran tan poderosas que a veces se sobreponían, incluso al miedo omnipresente. Miedo a que te mataran o de haber matado, de morir de tifus, que te confundieran con un desertor, que te fusilaran por derrotista, después de haber desertado”.

Joaquim Planasdemunt Tobeña

2018 01 gener redEl 9 de diciembre del 2017 leíamos con sorpresa en el periódico El País: “El mercado de futuros de Chicago estrena contratos de bitcoin. Es el reconocimiento oficial por parte del mayor operador con derivados del mundo de que la moneda virtual está para quedarse (…).” Esta noticia relacionada con la rentabilidad y el crecimiento de esta moneda se suma a las muchas que han ido apareciendo los últimos meses. Lo que apunta que conviene hacerse una idea de las características de esta nueva moneda, para luego presentar algunas de las incógnitas de futuro y controversias que incorpora

David Martínez García

2018 04 Maig redNormalmente asociamos la caridad con una de las tres virtudes teologales. Sin embargo, también se utiliza el término caridad para definir un sentimiento que impulsa al individuo a ser solidario con los que le rodean.

Normalmente, cuando ejercemos la caridad utilizamos la técnica de los dos bolsillos, en uno ponemos el dinero que ganamos y, desde este, traspasamos al otro bolsillo el dinero que vamos a destinar para dar respuesta a nuestro sentimiento de responsabilidad social, a la vez que tranquilizamos nuestra conciencia.

Desde un punto de vista económico, podríamos trazar una línea imaginaria que enlazara la caridad con la rentabilidad. En un extremo estaría el afán por optimizar la rentabilidad de nuestras inversiones y en el otro, estarían aquellos recursos que vamos a destinar a la solidaridad de los cuales no esperamos obtener ningún tipo de retorno.

Desde hace un tiempo ha surgido la idea de que es posible encontrar un punto medio entre ambos extremos; donde se considera que pueden llevarse a cabo inversiones en proyectos que conlleven un impacto social pero que no deben, necesariamente, ser objeto de una donación o estar exentas de rentabilidad. Es decir, se considera que es ético ser solidarios a la vez que obtener una cierta rentabilidad de dicho acto de generosidad.

Leticia Soberón Mainero

EDITORIAL JUNY 2016 web res

Las democracias en el mundo, aún dentro de sus distintos grados de avance y estabilidad, están atravesando un momento de crisis muy visible. La corrupción que sale a la luz por todas partes debilita la fuerza del vínculo de confianza que ha sustentado hasta ahora a los sistemas democráticos.  Y el supuesto antídoto que están usando aspirantes a políticos -como Donald Trump- es el discurso populista: emotivo, cargado de lugares comunes y prejuicios y cómplice de las tendencias más primarias de la población, lo cual es peor que la enfermedad a la que pretende poner remedio.

Todo ello se expresa en unas campañas y unos “diálogos” entre candidatos que son casi caricaturas de un auténtico debate político. Aquí querría señalar algunas claves para deliberar con seriedad en cualquier otro foro público, y que a mi ver deberían enseñarse en las escuelas para elevar la calidad de la democracia en cualquier país.

Jaume Aymar Ragolta

EDITORIAL juliol 2016 red

Desde la Ilustración, la razón ha regido todo el sistema de enseñanza. Se ha tratado ante todo de formar seres racionales, ilustrados. Las directrices del racionalismo han marcado los planes de estudios desde la infancia hasta la Universidad. Las asignaturas troncales de los centros se mueven por objetivos, indicativos, evidencias. Y, en mayor o menor grado, se ha caído en un racionalismo empequeñecedor. Si es cierto que “el sueño de la Razón produce monstruos”, es decir, que cuando el ser humano deja de razonar se expone a toda perversión, también la sola razón omnipresente, relega la sensibilidad y mutila el potencial creativo del que todo ser humano dispone. Es cierto que progresivamente se ha ido introduciendo en la enseñanza una formación de la sensibilidad y la belleza. Pero siempre en tono menor, en forma de asignaturas optativas o actividades complementarias: la estética casi como un adorno.

Lourdes Flavià Forcada

2018 06 Julio V2l redJunto al verano que se despliega ya con toda su potencia, se vislumbra el soñado y esperado período vacacional. ¿Quién no anhela poder disponer de unos días o semanas para liberarse de horarios y rutinas y recuperarse del cansancio acumulado en el año?

Las vacaciones son necesarias tanto para la salud física como mental. Sin embargo, no pocas veces, queremos exprimir tanto este período que lo llenamos de un sinfín de actividades las cuales, por muy gratas que sean y por mucho que nos apetezcan, quizás no nos permiten lograr ese reposo tan necesario. Todos deseamos que las vacaciones sean, entre otras cosas, para descansar y liberarnos del estrés, pero es sabido que no siempre es así y que a veces se regresa más estresado de las vacaciones. Por ello es importante poder planificar de alguna manera estas semanas que tenemos por delante y preguntarnos qué es lo que queremos y necesitamos. Escuchar nuestro cuerpo, escuchar nuestra mente, escucharnos a nosotros mismos, escuchar a los miembros de nuestra familia o a las personas con quienes compartiremos este tiempo vacacional antes de organizar cualquier plan: ¿Queremos disfrutar de experiencias distintas? ¿Conocer nuevos lugares, gentes, culturas…? ¿Recuperar energía? ¿Tener un tiempo de sosiego para analizar mi vida, mis relaciones,…? ¿Tiempo para desarrollar mi creatividad y soñar nuevos proyectos?

Natàlia Plá Vidal

EDITORIAL maig 2016 red

No es cierto que nuestro mundo no tenga entrañas. La sociedad la formamos personas de muy distinto carácter y calado. Por suerte —y para paz de nuestra esperanza—, hay mucha gente con entrañas aunque, cierto, también demasiada con ellas adormecidas. Bueno: unas adormecidas y otras anestesiadas. En el peor de los casos, algunos las tienen atrofiadas por falta de uso, claro.

La fuerza de la imagen sirve a menudo de detonador para la sensibilidad pública acerca de situaciones inadmisibles desde una perspectiva humana. Una sola imagen a veces comunica más que todo un ensayo de ética. En el último año, las imágenes de refugiados provenientes de Siria han ido apareciendo una y otra vez. Cómo olvidar a Aylan, ese niño con nombre que gritaba las muertes de todos los otros cuyos nombres desconocemos… Pero esa no es, lamentablemente, la única imagen. Ni la única causa que apela a las entrañas de la sociedad.